A quererse

He tardado unos cuantos años más de lo normal en aprender a distinguir el querer de la basurilla.

Y hoy, en este día tan amoroso, me apetece sacarlo a que le de la luz.

Cuando estaba inmersa en la treintena, quería querer, quería que me quisieran, y lo quería desesperadamente. Mucho querer mal enfocado, la verdad. Y cuánta oscuridad y cuánta mazmorra a cuenta de estos malquereres.

Hace unas semanas, haciendo un ejercicio de evaluación de esos que tanto me gustan, hice una línea de vida. Hacía arriba los momentos buenos, hacia abajo los malos. Todos los momentos buenos, tenían que ver con el trabajo; todos los malos eran corazones rotos. Estaba muy mal enfocada, y todo era porque tenía mal entendido los conceptos.

Estaba trabajando en aquella obra de aquel centro comercial enorme, cuando descubrí que estaba embarazada. Se acercaban las Navidades, y hablando con un encargado de una de las obras privativas, un hombre educado y respetuoso con el que hice buenas migas, me preguntó qué le pedía a los Reyes esas Navidades. Yo le contesté que se habían adelantado, que venía en camino un bebé. Se puso contento, y me felicitó efusivamente. Me dijo algo, que nunca se me ha olvidado, y que me viene a la mente con frecuencia.

Él tenía una hija que acababa de cumplir 22 años en aquel entonces, y se había ido a Londres a aprender inglés. Me dijo: ahora vas a saber lo que es querer, pero querer de verdad, del querer bueno.. aunque también vas a saber lo que es el miedo, uno de verdad también.

Y sí, he sabido de las dos cosas bastante bien desde que me reproduje.

Del miedo tengo un expertise, así que me he centrado en lo de querer, que era mi asignatura pendiente.

Estaba yo muy confundida en lo de buscar querer. Yo ahora quiero, y quiero a mucha gente, tal vez antes también, pero no lo valoraba de igual forma.

Ahora quiero. Sin dobleces, sin tapujos, sin vergüenzas.

No digo que el único amor que es de verdad es el de p/madres a hija/os, nada que ver. Digo que yo he necesitado de este amor para entender. Ahora me doy cuenta de que sé lo que es el amor, y de que antes lo tenía totalmente confundido con necesidad. Ahora tengo estos dos conceptos bien diferenciados, querer quiero a muchos, necesitar, a pocos.

Querer de reir en cualquier sitio, o también de bailar o de llorar. Querer de convertirme en leona, y también de convertirte en un ser de brazos mágicos que curan con solo abrazar. Y no me refiero al cura sana cura sana que les hacemos a los hijos. Me refiero a abrazar a otra persona, y decirle que todo va a estar bien. De dejar también que me abracen y recibir con total confianza el que me digan que todo está bien.

Querer y bailar, de lo mejor que puedes hacer, pero primero vas a tener que saber qué es cada cosa.

Que no haga falta un 14 de febrero para que quieras a brazos llenos.

La sentida cuesta de enero

 

Hay días que desde que me levanto, sé que va a ser un día sentido. Y me refiero a estos días en que lo siento todo. Que ya me gustaría a mí ir por la vida con una coraza, tipo la concha de los mejillones. No te creas, la mayor parte del tiempo el “fake it till you make it” me vale, y mi concha protectora está hecha de obligaciones, querencias y deberes, y de andar de un lado para otro como si la división del átomo dependiera de la cantidad de cosas que tacho en mi agenda.

Pero hay días en los que la concha se deshace, es como si se desvaneciera. Y esos, son los días sentidos.

Y lo siento todo, a lo crudo, a lo bruto.

Dice Glennon Doyle que la vida es Brutiful, y puede que tenga razón.

Pues eso, que ayer fue un día sentido.

Antes, cuando me conocía menos, y no me entendía, me rebelaba contra estos días. Y la vida se empeñaba en hacerme sentir cosas, y yo me resistía, ahí toda firme contra todo.

Era super cansado, la verdad.

Hoy, que me conozco un poco y que me entiendo un mucho, me dejo ir. Esa cosa de rendirse, o surrender que dicen los ingleses, y que a mí me suena como mejor.

Cuando llega el día sentido, es como si llevara unas gafas especiales, o justo lo contrario. Como si me las quitara. Y fuera desnuda de filtros y capas.

Todo me sorprende, todo me causa una sensación.

El azul del mar infinito.. Atlántico sonoro, de ánimo robusto.

El cielo, gris, de acero.

Una canción de Leiva que dice que todo está más o menos bien o todo está mas o menos mal, y también eso es bien.

Un capítulo de Gabinete de Curiosidades, que me lleva a 1986, y me hace recordar cosas y personas que están muy guardadas en mi disco duro. Y aquellas emociones que salieron por acontecimientos que por grandes y tremendos, no supe gestionar. Sigo sin saber hacerlo. Pero ya no les tengo miedo.

El miedo. También el miedo aparece. Pero acompaña, no invade.

Y un café con espuma, y pan con aguacate.

El viento que mueve las palmeras, y la gaviota en el agua que aguanta el temporal.

Soy capaz de sentirlo todo.

Y todo está bien. Me rindo a disfrutarlo o superarlo. Sin el agotamiento de la lucha.

Aprender a vivir los días sentidos, ha sido mi gran logro de este enero que me ha parecido largo como un día sin pan.

Yonqui de la organización

Esta mañana me levanté al alba, para hacer todo lo que quería hacer antes de las 7:00am. Porque a esa hora justa, empezaba el directo en Instagram de LasClavesdeSol y JuanaFernández.

Y yo, que no me he perdido ninguno de estos directos inspiradores, sabía que este directo me iba a dar esa palmadita en la espalda, que ahora mismo estaba necesitando.

El directo de hoy iba de planificación.

Venga va, voy a descubrir un secreto sobre mí: adoro la planificación (ja! Esto no te lo esperabas)

Total, que en mi cabeza, me puse el directo como si fuera un momento de evaluación. Escuchar a estas dos genias hablando de mi tema favorito, ¿qué mas puedo pedir a un viernes?

Y sí. La evaluación fue positiva. Estoy haciéndolo bien, y si por momentos soy una friki de la organización y la planificación, mi razón para serlo, es grande y poderosa. Como la fuerza de la Guerra de las Galaxias.

Principalmente, tengo un objetivo claro en la vida, y es no andar como pollo sin cabeza en el día a día. Y para eso, el camino es uno. Claro y simple: la agenda.

Ahora me vienes a decir lo de la magia de la improvisación, y la sorpresa, y no tener todo tan calculado.. Y mira, pues igual me estoy perdiendo alguna chispa o algo. Pero mi motivación, es una. Yo quiero hacer determinadas cosas cada día, cada semana, cada mes, cada año. Y quiero hacerlas sin correr. Y yo, para mí, el método es este: la agenda.

Mi organización diaria, está tan sistematizada que se hace sola. Y me ahorro un montón de tiempo en pensar. Pensar si la ropa está limpia o tengo que poner una lavadora. Pensar qué vamos a comer. Pensar qué tengo que comprar. Pensar qué facturas tengo que pagar. Pensar qué tengo que limpiar. Pensar cuándo le toca la revisión al coche… ¿sigo? ¿Tu sabes cuánto tiempo hay ahí para gastarlo en lo que realmente me apetece?

De las cosas que planifico con más detenimiento es lo que quiero tejer durante el año. Y en función de los patrones elegidos, compro la lana. Ahí ves (además de que compro muchas cosas en Charuca) lo que voy a tejer de aquí a junio. Un proyecto por mes. La lana preparada dentro de las bolsas, los patrones en digital en el teléfono, y listo. Ya no voy a perder tiempo en rebuscar qué quiero tejer en cuanto se me acabe lo que tengo entre manos ahora.

Lo mismo tengo con los libros. En la agenda tengo una lista de favoritos para este año. Y también de películas y series. ¿Cuántas veces has tenido dos horas para ver cualquier cosa y te has pasado 45 min viendo el menú, sin saber qué elegir? Pues eso.

Agendo mi ocio, el trabajo, las actividades domésticas, las actividades maternales… Todo está en la agenda, y mi cabeza se maneja ligera durante los días. Y lo que es más importante para mí, eso de “no me da la vida” en mi vocabulario no está, aún siendo yo muy fan de LuciaBe.

The party is over

Vamos a estrenar el año.. y el blog este año.

¿Qué crees? Este año he vuelto a hacer una lista moderada de propósitos, y el blog está en los primeros puestos. ¿Conseguiré venir cada viernes a escribir aquí? Pues no tengo ni idea, yo me lo propongo, y luego a ver cómo se van dando las cosas. Lo que tengo claro, es que si ni siquiera me lo propongo, por aquí no paso. Así funciono yo.

Primero pensarlo, luego hacerlo, como se vaya pudiendo.

Ayer vinieron los Reyes.. Con toda la magia y toda la ilusión. Aunque no contaba yo con todo de mi parte.

Resulta que aquí escribimos la carta allá por primeros de diciembre. Cuando recogí la carta de Emma, veo con todo mi asombro, que ha pedido la muñeca Rosaura. Te voy a decir la verdad, pasé varias horas intentando convencerla de que la quitara de la lista. Esa muñeca me horripila. Es casi de mi tamaño, pordiós!

Todos mis intentos cayeron en saco roto. La muñeca parecía innegociable. Tanto, que aunque le dije que pusiera regalos de reserva “porsiaca”, ella se negó. Tres únicos deseos.

Me vestí de Reina Maga, y me dispuse a abordar la misión, con la ayuda inestimable de LaPeque.. Una vez en la juguetería, yo, lo tenía claro, iba a sustituir aquella muñeca por cualquier cosa que me pareciera adecuada. LaPeque, se posicionó en contra. Pasamos por caja, con la muñeca a cuestas. 1.05m de muñeca, te recuerdo.

Fue pasando el mes, con todas sus actividades y sus cosas. Vacaciones, y tal. Y tres días antes de la noche más mágica del año, viene la niña y me pregunta si puede cambiar la carta.

Horror. Terror. Tragedia.

Cuando le pregunté el por qué, me dice que es que estaba pensando en la muñeca, y que ahora cree que igual le va a dar miedo. Si se despierta a media noche, y en la oscuridad la ve ahí.. pues igual se muere del susto. ¡Ajá! Ahí quería llegar yo.

Nada que hacer. Yo intenté quitarle hierro al asunto. Y decirle que eso no iba a pasar.

Por dentro, otra vez, me castigué fuerte por no hacerme caso a la primera.

Anoche, vinieron los Reyes, y con ellos, el metro cero cinco de muñeca.

Durante el día todo bien, pero ¡ay amigas! Cuando llegó la noche…

Si te cuento que estuvimos casi media hora de reloj por toda la casa, buscándole un sitio adecuado para que durmiera, ¿te lo crees?. Rosaura anoche terminó durmiendo en el patio. Y, así, todos contentos.

Esta mañana, Emma ha ido al patio a buscarla y a darle los buenos días. La tiene sentada en el sofá, mientras ella arma un puzzle. Parece que en lugar de ser “hermanas” van a ser vecinas que se reúnen durante el día para jugar. Todo bien. Problema solventado.

Y ya con esto, tenemos resuelta y completada la Misión Navidad 2021. Ayer, antes de comer, ya teníamos toda la Navidad desmontada. Siempre lo hago así, en caliente y deprisa. Es mi manera particular de luchar contra la pereza. Cuando recojo no pienso, me pongo en piloto automático, y casi sin darme cuenta, está todo en cajas y listo para guardarlo. El rincón de los lunares, vuelve a estar desocupado de luces y bolas, y la planta que desahucio cada diciembre, ha vuelto a su sitio. No tengo idea de qué tipo de conexiones se hacen en mi cabeza, pero quiero pensar que así como se va guardando todo, en mi mente también se van apagando las luces del modo fiesta, y ya me predispongo a afrontar enero, con las cuestas que traiga.

Esta Navidad ha sido regular, no solo por la pandemia. Este año nos tocó restar en la familia. Como siempre, esto es un enmierde, con toda su tristeza y toda su pena. Pero este juego es así, y cada vez que tengo claridad de pensamiento, me vale para recordar que no pierda un segundo en penas y me concentre en seguir hacia adelante, en intentar estar bien, y en hacer lo posible para lograrlo, por mi y por todos los que estamos aquí.

En el 2021 me propuse bailar el año, este año lo voy a bailar y cantar, así llueva todos los días, algo que tampoco aquí va a venir mal. Si ven que llueve mucho, me avisan.

Dar gracias

Ya ha pasado la primera semana de Noviembre, y con ella, llevamos ya una semana entera dando gracias.

Para mi Noviembre es un mes en el que me enfoco en agradecer, y en hacer extensible esta actividad, a todos los miembros de esta casa.. o sea Emma.

Yo tengo desde hace años, una rutina muy establecida de agradecimiento.

Te la cuento, porque a mi lo que me mola, es contar cosas, como ya te habrás dado cuenta.

Yo me levanto cada mañana tempranito, lo primero que hago es beberme un vaso de agua y estirarme.

Luego estiro el mat, y enciendo la app Timer. Escojo una meditación que ronde entre los 10-15 min. Luego hago unos cuantos saludos al Sol, en ese mismo mat, y me voy derecha a mi mesa de trabajo. Tengo una libreta de dar gracias. Escribo cada día tres cosas por las que me siento agradecida en ese momento; luego otras tres cosas que pasarán ese día y por las que también doy gracias. Y ya de último, a la noche, antes de meterme en la cama, escojo otras tres cosas que agradezco y que hayan pasado durante el día.

Hace aproximadamente 5 años que tengo esta práctica. Tengo ya unas cuantas libretas llenas de cosas que agradezco. Dentro de estas cosas hay algunas que son muy importantes, como la salud, la vida, Emma,.. etc… y otras que agradezco mucho aunque a priori puedan parecer “pequeñas cosas”. Suelo agradecer de seguido por el agua con gas, por el suavizante Talco de Mercadona, por el café Lavazza… o por ese cachito de chocolate que me comí en la merienda.

Durante noviembre, saco mi panel de agradecimiento. El mismo que llevamos usando 6 años. Lo fabriqué una mañana con un cartón pluma que compré en la librería, y muchos papeles de scrap que tenía en casa. Puedes dar rienda suelta a tu imaginación y hacerlo más o menos complicado. El mío me dio muy poco trabajo, la verdad, y ha sido muy resistente, porque mira todo el tiempo que llevamos usándolo, y creo que aún va a seguir funcionando unos cuantos años más. Cada noche las dos escribimos en un papelito, algo por lo que demos gracias ese día.

Tardamos apenas unos minutos, pero es un momento del día que ninguna de las dos quiere perderse, y que esperamos con emoción. Y esto viene unido directamente, a que es imposible estar dando gracias y sentirte mal.

Tengo guardados en una caja, todos los papelitos que hemos ido escribiendo estos años. Es un chute de alegría y optimismo volver a ellos, y darles una leída.

No me voy a poner a echar aquí una arenga sobre esto, porque hay libros enteros sobre el tema, evidencia científica y estudios concienzudos. Dar gracias sienta bien a todo el mundo.

Y siempre, siempre, siempre… hay algo por lo que dar gracias. No te olvides.

 

Resumen de Agosto

Ya estamos en uno de mis momentos favoritos del año. No me aguanto las ganas de estrenar libretas y bolígrafos, de cambiar el tablón del estudio y llenarlo de fotos nuevas, intenciones, deseos… porque BREAKING NEWS: soy una intensa.

No, esto no es información nueva, lo que es nuevo es que ya no me importe que se sepa, y que además, me apetezca gritarlo. Me encantaría llevar un cartelito que diga: atención persona intensa, para que los que se decidan a acercarse, sepan lo que se van a encontrar. Que de todos modos, ya tampoco me importan las caras que ponen cuando me desato y me apasiono.

Este año, porque si septiembre me motiva, enero me pone mucho, directamente, pues eso, que cuando llegó enero, hice mis listas y mis objetivos. Uno de ellos era el coaching grupal. En marzo se dio la posibilidad de que hiciera un proceso grupal con Sol Aguirre y fue estupendo. Me abrió los ojos a cosas que no sabía bien que estaban ahí. Después de eso, volví a las sesiones individuales y me puse a trabajar con Roxana.

Desde la primera sesión pude definir lo que era mi shitzone: una burbuja de un material elástico, que me rodeaba, y que aunque me tenía protegida, de cierta manera también me tenía secuestrada. Semana a semana, hemos ido trabajando la consistencia de mi burbuja. Ha sido un proceso calmado, minucioso y muy consciente. He ido viendo tímidos resultados en este tiempo, porque el gran cambio ha llegado este Agosto.

Lo normal en este mes es que me hubiera cogido mi portátil y me hubiera ido a MiNorte. El trabajo en estos meses está siendo mucho, más de lo que pensé a principios de año. Hubiera mal trabajado durante este mes, pero a gusto de todos, menos mío. Porque ni vacaciones ni trabajo.

Así que este año, abriendo un pequeño agujerito en mi burbuja, pensé en mi. Me quedé en casa, sacrifiqué muchas cosas, pero trabajé a gusto, adelanté mucho y me despegué de “la niña buena” que siempre responde a las expectativas de las demás. Me tomé libre cada jueves para ir a tomar mojitos sin alcohol con mis tejedoras; y me quité sin casi pensarlo, unas pocas creencias limitantes sobre las relaciones y las interactuaciones.

Me tomé solo una semana de vacaciones, sin ordenador, sin teléfono profesional, y sin nada más que con la intención de dormir, leer y mucha agua salada. Y eso fue lo que hice. Creo que hacía tiempo que no dormía la noche entera sin enterarme de nada. Como en un coma profundo. Es una de las cualidades de MiNorte, el sueño es totalmente reparador.

Me sentí valiente después de dormir tanto, y me bañé por primera vez (45 años tengo, yendo  solo  a caminar) en PiedraPlaya. Dejé que MiGurú prácticamente me llevara de la mano a la orilla, y me zambullí. ¿Lo hice con miedo?: Por supuesto. ¿Repetí?: también.

Estos dos pequeños actos sin mucha trascendencia, han sido como un efecto mariposa en mi burbuja. Ese pequeño agujerito que se creó cuando decidí cambiar mi verano, ha ido creciendo, hasta el punto de que he podido sacar las manos. Una vez que las he tenido fuera, saqué la cabeza. Y para cuando ha terminado agosto, ya solo queda de mi burbuja imaginaria, lo mismos desechos que quedan cuando se explota una sopladera.

He vuelto a mandar canciones, y he recibido mensajes que dicen: vi esto y me acordé de ti. He sentido la tranquilidad de pensar que todo está bien, y también la ansiedad de que todo se puede poner peor. Entre medias, soy consciente de que solo me hace falta una dosis extra de ansiedad para rehacer mi burbuja, pero también sé que estirando mucho los brazos, puedo romperla.

Por dentro, tengo la sensación de haber sufrido una micro metamorfosis. Hay cosas que reconozco, hay otras que son totalmente nuevas. ¿Asustada?: bastante. A una freak del control como soy yo, esto no puede parecerle más que un ataque kamikaze. Pero aquí sigo, cogiéndome de la manita y diciéndome que todo está bien, porque amigas, en lo que queda de año, voy con todo.

 

 

 

No vacación

El año pasado en ésta época, estaba disfrutando de mi sabáticol, después de un montón de años de trabajo ininterrumpido. El año 2019 me di el lujo de darme un año libre. No es verdad en realidad, porque me llegó una oferta de un trabajo muy interesante, al que no pude resistirme. Eso fue la excepción durante mi año de descanso. Este año, estoy pringando como la que más. Este año, en lugar de ser un sabáticol, es un no-vacación.

Esto es ser autónoma. No me canso de decirlo, que sí, que un lunes puede que amanezca en la playa, pero hoy viernes mitad de agosto, estoy echando más horas que un reloj, delante de este ordenador. Y no es solo hoy, mitad de agosto. Tiene la misma pinta de seguir así en septiembre, y puede que en octubre. En noviembre me quiero comprometer a parar, ¿podré hacerlo? Who knows.

No me voy a quejar, no me malinterpretes, ahora mismo tengo trabajo, mucho, y es un trabajo que me gusta mucho hacer. ¿lo seguiría haciendo si tuviera el sueldo nescafé? Probablemente no, porque mi tiempo me gusta más invertirlo en la playa, pasear, leer, tejer.. o mirarme los pies, que me los encuentro bonitos. Hoy, solo vengo a poner  luz aquí. Que a veces, cuando te ven en lo que se supone que es horario laboral, ciertamente relajada, todo son dedos acusadores de «qué bien vives».. “tu que puedes”… de lo que hay detrás se habla poco.

De la cuota de la SS, cobres o no; de trabajar de noche, en agosto o en fin de semana, con una niña que viene a decirte cada cuarto de hora que tiene hambre, o que ha dibujado algo, o que se le ha acabado el rotulador rojo, o que ha venido un amigo nuevo en su isla de animal crossing; de correr detrás de algunos clientes para que hagan frente a tu factura; y muchas veces, de tener que explicar todo lo que supone hacer y firmar «un simple papel» como muchos le dicen a cualquier certificado o informe. No todo es tan bonito o tan light. Hay noches en vela, y recuentos una y otra vez de balances de facturación. Estudio de diversos escenarios posibles, unos más positivos que otros. Y de pensar como darle vueltas a todo para compensar cuando el trabajo viene escaso. Por eso ahora estoy aprovechando este pico de curro. No se sabe cómo será después. Lidiar con esta incertidumbre no es fácil. Aunque también tiene algo de chispa, saber que yo, mi ordenador y mi cabeza pueden procurarme la idea que me haga facturar después, al fin y al cabo, me da también cierta tranquilidad. Casi todo depende de mí. Y no tener que aguantar jefes, o compañeros estorbo, (que alguno he tenido) me ha llenado de paz.

Todo esto es ser jefa. Todo esto es la realidad de una madre sola autónoma. Muchas aristas de una realidad. La de ahora consiste en seguir trabajando. Keep going.

Aunque hoy voy a cambiar mi oficina de sitio, para seguir con mi «no vacación», esto también puedo hacerlo. Y me voy a MiNorte, a trabajar con ruido de niñas de fondo, con salitre en el pelo, y debajo de la buganvilla… al menos por unos días.

La crianza

Estoy estrenando una década como madre. Me cuesta pensarlo, bueno, más bien me cuesta asumirlo. De aquel bebé de dos kilos que vino deprisa, no queda casi nada.

Diez años. 120 meses. 43.800 días. ¿Y sabes qué? Me cuesta un montón recordar como era mi vida antes.

Desde que supe que estaba embarazada, se me cambió el cerebro, o lo que quiera que había ahí adentro. Y ya desde el primer mes de gestación decidí que la canción de mi monjeta era Antes, de Jorge Drexler. Porque además de ser preciosa, describe cien por cien lo que era mi realidad…

Antes que nada yo quiero aclarar

Que no es que estuviera tampoco pasándolo

Mal antes

Tampoco estaba pasándolo mal antes.

Más o menos así. Aunque si eres lector reincidente, también sabes que momentos bien oscuros, pues también los hubieron.

En estos diez años me ha dado tiempo de pensar, no mucho, criar una hija quita mucha energía. Hay que llevar un orden militar en los tiempos y en las energías, porque si no es muy fácil perderte, y cuando vienes a darte cuenta, estás en una rueda que arrastra la corriente, y que no te da tiempo ni a ver si te lo estás pasando bien o mal. Es como un revolcadura de la mar del norte.

Mi amiga Dácil, a la que le debo la mayoría de mi cordura mental, cuando Emma tenía poco más de dos meses, y ante mis quejas de “esta niña no duerme”, me dijo: tienes que acostarla antes. A las 7:00 pm, empiezas con la rutina del baño, y a las 8:00 como muy tarde, esa bebita tiene que estar en la cama. Yo creo que no le he agradecido lo suficiente ese tremendo tesoro de consejo. Desde ese momento, seguí sus indicaciones a pie juntillas. Diez años más tarde, seguimos acostándonos muy temprano, ahora a las 9:30, aunque algún día echamos una canilla al aire, y llegamos a las 11:00. Pero es algo muy muy extraordinario.

Esa rutina hizo que aquella bebé durmiera el tiempo recomendado a su edad, y yo tuviera un par de horas al día para estar en silencio mirándome los pies. Que no sabía que era tan importante, hasta que no tuve tiempo para hacerlo. Después, la niña empezó en el colegio, y las actividades, y la trabajera que es tener una vida de niña, hacía que llegara a la cama con todo el cansancio del mundo. Y así hasta hoy.

Yo cambié las horas de mirarme los pies de noche, a levantarme al alba, para mirarme las manos trabajar, o leer. También aseguro que esta rutina de mañana me ha mantenido cuerda hasta hoy.

Y así diez años. Un montón de vivencias, muchas canciones y bailes en el salón, excursiones, viajes, fiebres, caídas, dolores, bailes de fin de curso, zapatillas de ballet, “goodmorning my Little Darling”.. “¿mamá te digo algo?”… “no sabes lo que me pasó en el patio hoy”… “recoge la ropa”… “corre que llegamos tarde”.. “se acabó youtube”.. “marre mía..”.. “a la ducha”.. “hoy no me baño”..”que me quiero ir al Cotillo”.. “que hoy no vamos”… “esto es muy injusto”.. “¿compramos unas papitas?”… “me voy a ver a Roscoe”…

¿Y sabes que?.

No entiendo cómo podía vivir antes.

De tejer

Mi carpeta de Fotos del móvil o del ordenador, está llena de un montón de fotos de lanas, capturas de pantalla de jerseys, de mis manos tejiendo y de cosas que acabo de tejer.

Ayer Siona en un post de IG, se preguntaba ¿qué hacía la gente que no tejía?. Y Aroa hace unos días también preguntaba si meditábamos.

Estas dos preguntas, en mi caso, se contestan igual: tejer tejer tejer.

Yo empecé a tejer cuando las agujas rectas eran casi tan largas como lo eran mis brazos en aquel momento. Me las colocaba debajo de las axilas y mi cuerpo se quedaba compactado, mientras tejía y tejía.

Recuerdo perfectamente lo primero que me tejí. Era una especie de jersey sin mangas y con cuello barca de color azul celeste y con tres rayas blancas en la parte del cuerpo. Lo tejí de abajo arriba, y por separado. En el cuello y la sisa, tenía menguados y luego hice una auténtica obra de ingeniería para coserlo todo y que quedara “bien”. Era de un acrílico finísimo que tejí durante todo un verano.

¿Qué me llevó a aprender? Supongo que mis abuelas, que las dos tejían.

Mi madre siempre fue de ganchillo. Con las agujas, aunque sabe tejer, no se termina de entender.

Recuerdo también dos vecinas mayores, con las que pasaba alguna que otra tarde, mientras mi madre hacía recados. Ellas también tejían, y ver cómo ellas se hacían sus propios jerseys o chaquetas, a mi me parecía lo más.

De hecho, recuerdo que a ellas fueron a las primeras a las que les insistí para aprender. A día de hoy me pregunto si ellas seguirán tejiendo.

Tejer me devuelve a mi centro. Tejer me da calma y me recuerda que tengo que respirar y soltar los músculos.

A estas alturas de la vida, en las que ya soy un tigre de muchas rayas, sé que si cada día no tejo, estoy guardando malhumor para el día siguiente. Es como la garantía de que el devenir diario se me hace llevadero. También hay épocas en las que me pongo una suerte de objetivos inalcanzables que me tienen tejiendo hasta la madrugada.

Ahora en verano, es como contradictorio, porque es más agradable hacerlo en invierno, con un ovillo de alguna lana calentita. Pero nada que ver, se puede (y se debe) tejer lana en verano, y bueno, si eres un poco así, pues tejes en algodón, que hay por ahí cada ovillo de algodón que es un espectáculo.

Si me preguntas, y no voy a ser nada objetiva por todo lo que te vengo contando, creo que todo el mundo debería aprender a tejer. Así como aprendemos a cocinar o a mantener la casa limpia. Vale que luego lo delegues y termines comprándote los jerséis en zara o en sitio similar, pero aprende. Vive durante algunos días enredada en la hebra y las agujas. De verdad, es meditar. Es abstraerte de todo lo que está a tu alrededor y entras en una especie de blandura cómoda y acogedora de la que no te apetece salir.

La verdad es que ya no imagino mi vida sin tejer, o sin ovillos en cualquier armario. Esto es un daño colateral. Llega un momento, porque llega, por mucho que te controles y te reprimas, en que tienes más lana de la que puedes tejer. Eso es así. Pero no importa, la lana no caduca, y supongo que mis ganas de tejer, tampoco lo harán.

17 años de posteo intermitente

Hoy hace exactamente 17 años desde que abrí esta ventana.

Llevo 17 años escribiendo aquí de forma intermitente.

Este espacio me ha servido para desahogarme, compartirme, reflexionarme, mostrarme, quejarme, estudiarme y muchas veces descubrirme.

Mucho de lo que soy hoy, tiene que ver con que hace 17 años se me ocurriera abrir este blog.

Durante estos años he pasado de un portal a otro, he subido un montón de fotos, he cambiado varias veces la cabecera… el blog ha ido mutando, como lo he ido haciendo yo.

Por aquí hay más de 1000 posts. De cuando iba a conciertos, de cuando me enamoraba, de cuando me rompían el corazón, de cuando me encerraba, de cuando dejaba de comer, de cuando no entendía nada, de cuando creía que lo entendía todo, de cuando perdí a mis perros, de cuando me despedí de mis abuelos, de cuando me embaracé, de cuando me reproduje, de cuando descubrí qué era de verdad ser madre, de cuando publiqué un libro, de cuando enseñé lo que tejía, de cuando vendí lo que tejí…

Muchas canciones. Muchos libros, y sobre todo agua. MiNorte. La playa. La mar.

Y también piedras. Todas las que he ido apartando del camino y que me han servido para ir delimitando mis lindes.

Hoy celebro estos 17 años, con mi labio rojo y los cupcakes de Repostería Encantada. Que la conozco casi desde el mismo tiempo. Celebro con emoción contenida, con ganas de bailar. Y sobre todo de hacer fiesta.

Y por todo esto. A partir de hoy, ya, puedes hacerte con uno de los sayos.

Todos los datos los tienes en el post anterior. Hay dos de cada color. Y la venta será por orden de llegada, como la cola del médico 😉

Escríbeme un DM en Instagram, en @petricoreta y te guardo el tuyo.

Cada sayo vale 35,00€; y si estás por aquí, te lo entrego en mano, a partir del lunes. Si te lo envío tienes que añadir el gasto del correo, que serán 6,00€.

Y con esto y mi cupcake, me voy a celebrar, que además,  hoy es viernes.