Del siglo pasado a la pandemia

Han pasado quince días ya. Supongo que va llegando el momento de ir haciendo balance.

Realmente tengo poco que aportar. Nuestra vida no ha cambiado gran cosa. Yo sigo trabajando como desde hace 10 años. Desde mi mesa enorme llena de cosas, lo único que cambia ahora es que mi banda sonora son los diálogos que mantiene Emma consigo mismo. Habla de fracciones, de sujetos y predicados, y se enfada con la tierra porque según ella, su movimiento de rotación está acelerado.

Tiene la teoría de que la Tierra está girando sobre su eje demasiado deprisa, que no le da tiempo de jugar, de hacer los deberes, y de hacer ejercicio. Dice que esto no puede ser. Que debe ser que el virus le afectó al planeta de alguna otra forma que desconocemos, pero que desde luego tiene que ver con la velocidad de giro.

Me he sentido fatal, de verdad te lo digo. Le he contagiado ese agobio permanente de querer exprimir las horas, los días, las semanas. Esta mañana es la segunda vez que me dice que el fin de semana se le fue muy deprisa, que le da la sensación de que hizo poco. Yo no termino de entender, porque siempre se queja de poco tiempo, pero ahora, que ya llevamos para tres semanas de confinamiento, que tenga la sensación de que tiene poco tiempo, me parece increíble.

Quiero pensar que tiene un mundo interior tan cargado como el mío, y eso, no puede traer sino cosas buenas. Eso quiero creer.

Yo mientras, sigo revolviendo. Yo no sé con cuántas cosas más me voy a encontrar que no recordaba.

Por ejemplo, buscando hilos para otra cosa, me encontré con este camino de mesa de punto de cruz. Nunca en la vida, la Violeta de ahora lo elegiría. En esa tela Panamá, con esos motivos florales y tonos que no reconozco como míos. Pero ahí está. La Violeta universitaria pensó, en no sé qué momento, aquejada de cualquiera sabe qué locura transitoria, probablemente derivada del temario de termodinámica o motores térmicos, que era buena idea empezarlo, y hacerlo.

En el momento en que lo encontré, pensé, madre mía qué cosa más fea. Cuando lo abrí, recordé vagamente cuándo lo empecé, y para qué mesa iba a ser. Casualmente, en pocos meses, si ningún virus más se nos mete por el medio, la mesa destino formará parte de mis muebles.

Ya sabes que para mí todo son mensajes y señales, así que voy a creer que esto es una señal más, y que debo acabarlo. Junto con el mantel a medias, estaba el esquema y los hilos. Con ellos estaban también los guardahilos de plástico, que se deshacían nada más mirarlos. Nota mental: vida del plástico antes de convertirse en microplástico: 25 años. Así que antes de ponerme a dar cruces, me propuse reforzar unos y fabricar otros. Un poco de papel bonito, cartulina y cola. Y voilà! Guardahilos nuevos. Estoy tan contenta con el resultado, que de a poco iré cambiando todos los que tengo.

Y ya que ha sido ahora cuando lo encontré, me he propuesto acabarlo. Porque nunca pensé en tener algo así ahora, ni invertir mis horas en una labor como ésta, pero también es cierto, que nunca, never, imaginé que iba a estar viviendo algo así.

Así que manos a la obra, y que quede como testimonio de lo que estamos viviendo. Una labor del siglo pasado que se acabó durante la pandemia.

 

Primavera indoors

Perdí la cuenta del confinamiento. Muchos días llevamos aquí ya, y los que nos quedan. Supongo que estamos todos un poco igual.

La semana pasada me abrumé de tanta oferta. La gente se volvió loca haciendo rutinas, haciendo directos, conciertos, aplausos.. Yo lo veía un poco de lejos, y pensaba, ¡uy muy arriba está todo el mundo!. Y efectivamente, esta semana se nota ya un poco el bajonazo. Encima estrenamos la semana alargándonos el día fin del confinamiento.

En esta situación lo mejor es no pensar. No tener en la mente la fecha en que se acaba, porque realmente no la sabemos.

Es también muy extraño manejar esta incertidumbre, supongo que estos días me están sirviendo para trabajar esta cuestión, creo que no lo estoy haciendo nada bien, por cierto.

En casa estamos tranquilas, y relajadas. Haciendo lo que haríamos en cualquier sábado. De hecho, esto está siendo como un verano adelantado.

Este fin de semana celebramos Ostara (Equinoccio de Primavera), me pareció algo muy apropiado para no olvidarnos de que aunque estemos en casa encerradas, el ciclo de la vida sigue su curso.

El último fin de semana que pasamos en libertad, hicimos varias compras, de esas que cuando llegas a casa piensas, para qué compraría todo esto ahora. Entre las cosas que compré estaban dos bolsas de tierra para plantar, semillas de varios tipos, pinturas y pinceles, pasta dry clay, algunas libretas y papeles de scrap. Ya me tengo reconocido que cuando me da una cosa de estas, me tengo que hacer caso, porque no sabes lo bien que me están viniendo estos días.

Durante la semana, rescaté dos huevos de una cena, y los limpié bien. El sábado por la mañana los pintamos con unos acrílicos que habíamos comprado. Luego hicimos una pequeña lista, que tenemos en la nevera, de las cosas que vamos a ir haciendo cuando volvamos a la normalidad. Qué increíble que lo primero que Emma quiera hacer es ir a casa de los abuelos, y luego a patinar. Resulta que de las cosas que más echa de menos a parte de a la familia, es patinar. Le encanta bailar, pero eso afortunadamente lo sigue haciendo. Se calza las zapatillas de ballet, su música y a danzar. Pero patinar, en 63m2 es un poco más complicado.

Pusimos un poco de tierra en los huevos pintados, y también una semilla. Y ahí le pusimos toda la intención de la que fuimos capaces de reunir, para que esto pase cuando tenga que pasar, y nosotras aguantemos bien el tiempo que sea necesario.

Aprovechamos el momento para darle una vuelta a las plantas que tenemos en el trastero. Trasplantamos algunas, y plantamos nuevas semillas. La naturaleza siempre da lecciones, y las plantas se han convertido en una de las cosas que más alegrías nos reportan estos días.

Esa es una de las cosas que más claras se me han quedado estos días. Necesito un jardín. Un huerto. Un espacio pequeño donde revolverme entre hojas verdes y tierra.

Yo estoy aprovechando estos días, para planificar de manera pormenorizada la nueva reforma, y la remodelación de un montón de muebles que me han tocado en el reparto. Esto ha conseguido la cuarentena, que esté como loca por meterme en faena.

Carnaval 2020

La vida cambia en un segundo, se suele decir.. también te puede cambiar en diez años, aunque esto sea menos sorprendente, y por eso se diga menos.

De unos años para acá los carnavales han tomado cierto protagonismo en nuestras vidas. Yo nunca he sido especialmente carnavalera, esos genes se los llevaron todos LaBajista y LaPeque, esas sí que son carnavaleras. De las que se buscan un disfraz para cada noche, de las trescientas verbenas que se hacen durante los diez días que duran.

Porque aquí los Carnavales, son palabras mayores, y desde que nace la sardina, hasta que la entierran, hay diez días de música y purpurina a tope.

Tanto así, que la semana grande del Carnaval, esa en la que se incluye el martes de Carnaval, y que es festivo municipal, no hay clases. No sé a quién pertenece la decisión de los días escolares no lectivos, pero vamos, que hicieron la cuenta, y les pareció estupendísimo a todos los que decidían, concentrar los días libres en una semana y ubicarlos en las Fiestas Carnavaleras. Ni que decir, que cuando yo era chica, esto así no era. Antes era festivo el martes y ya. Ahora nace la sardina, la pasean con los arretrankos, la sacan por la bahía con los achipencos, le dan otro paseo en la cabalgata, y finalmente la entierran dando cierre a los días de fiestas, y todo esto se hace durante poco más de diez días. De las murgas ni les cuento, porque no son muy my thing.

Bueno, pues con unas fiestas tan sonadas, ser no carnavalera te relega al montón de los que se creen cool, pero que no lo son. Yo me limitaba a ver la Gala Drag, y a hacer “fos” al resto de actos. La Gala Drag sigue siendo uno de los grandes momentos de los Carnavales. Este año se ha unido a la fiesta de ver la Gala desde casa, con un gran picoteo, LaMariposita. Primero ha flipado mucho, luego ha quedado enganchada totalmente al espectáculo. Estoy segura de ha nacido una fan.

Estuve en ese club de los renegados del Carnaval, un montón de tiempo, y aquí vengo a confesar, que me sentía como guay, pero en el fondo fondo, me daba cierta envidia las risas y los bailes que se daban los que disfrutaban de las fiestas.

Desde que llegó LaMariposita, tuve la excusa perfecta para saber si las risas eran reales, o si eran algún tipo de ilusión. Desde el primer año que probamos a meternos en faena, comprobé que las risas son más mientras organizas el disfraz que en la propia salida, y que el conjunto de todos los actos con un disfraz hecho de tus manos, es más divertido que ver pasar las carrozas, mientras tu estás quieta en una acera. Si ya de paso te dejas llevar por el salseo de la verbena, pues no sé qué mas pretendes de una buena fiesta.

Este año fue el cuarto desde que me disfrazo. Los años anteriores hemos salido en grupo, y ha sido de las cosas más divertidas que hemos hecho durante el año. Esta vez, el grupo se nos desmembró, y aquí pudimos comprobar que ya ostentamos el título de Carnavaleras pro, porque aunque sin grupo, nosotras nos metimos con una buena cantidad de goma eva y la pistola de silicona, y un gran disfraz que nos hicimos.

La alegoría del Carnaval este año eran los Aztecas, a nosotras nos faltaron más plumas, pero el mercado de la pluma está por los cielos, y tampoco es cuestión de desperrarse para un rato de diversión. Así que goma eva, unas pocas plumas, tutús, purpurina, y listo. La cabalgata este año tenía un gran número de carrozas, y un montón de gente muy metida en el papel. Ahí estaban mis primos con su gran barco, muy bien ataviados como la banda de Jack Sparrow. La salida de este grupo siempre causa una gran expectación, porque son unos super-pro de esta fiesta.

Una cabalgata más que hemos disfrutado bailando el flow de la cucaracha, que hasta tuvo representación en la cabalgata; y el despacito. Y para qué te voy a engañar, algún reggetoneo más también hizo que se nos movieran los pies, porque si te metes en el rollo, te metes con todo. Y con esto, Operación Carnaval 2020 concluida con éxito.

La vida en sepia

Desde el sábado, estamos viviendo la vida en sepia.

Se había pronosticado calima, viento sureste, y lluvia. De momento solo nos ha llegado la calima, y dicen que también alguna langosta. Graciasalcielo, yo no he visto ninguna.

Tampoco me he puesto en posición de poder verlas, porque llevamos recluídas en casa desde el viernes tarde.

El sábado por la mañana amaneció normal, luego se fue cubriendo el cielo de nubes, dejando al Sol proyectarse en una imagen nada común. Pasadas dos horas, miraras donde miraras todo era naranja. No había forma de ver claramente más allá de dos calles. Dejamos de ver la mar desde los sitios habituales de donde solemos verla. Solo podías mirar, y pensar, ahí está, aunque no sea capaz de verla. Eso que le dicen fe.

Desde que ví que el cielo no era cielo, y en plena operación de limpieza de sábado, as usual, cerré puertas y ventanas. No somos asmáticas, graciasalcielo again, pero sé cómo me pongo cuando hay calima. Dolor de cabeza, nariz irritada, garganta seca… Saqué todo lo que podría entretenernos, y que venga el sábado. Y también el domingo. Y ya puestas… el lunes.

Ya el lunes no quedó otro remedio que salir. Los lunes son de lentejas, y yo no tenía ni una. De paso me acerqué a recoger una edición especial de un libro maravilloso, que ya te enseñaré, y a por las últimas láminas de goma eva para el disfraz del sábado próximo. Creo que me he asegurado un puesto en el libro de los récords, porque hice todo esto en poco más de  media hora, y cuenta que fui andando y que la librería está a casi dos kilómetros de casa. Cuando regresé, y estuve de nuevo a salvo en casa, me costaba respirar, y no era por el esfuerzo. Hay todavía un montón de tierra en el ambiente. Todo tiene una no fina, capa de polvo de color naranja, que hace que ya no sea solo la vida en sepia, es que las cosas son sepias en sí.

Con todo, te puedes imaginar que está declarada la situación de emergencia, que ayer en los municipios que había colegio, se suspendieron las clases, y que no hay ni dios por la calle.

Esta semana, nosotras estamos en la semana de vacaciones de Carnaval, porque se supone que esta sería la semana grande de estas fiestas. Los actos del sábado se cancelaron, también el carnaval de día del domingo. Y anoche me dejaron si la Gala Drag, que la pasan al viernes, al parecer.

A mí los carnavales, me empezaron a gustar de hace unos años para acá, y cuando toca ponerse a confeccionar el disfraz me pongo contenta y con cuerpo fiestero.

El viernes fue el pasacalles del cole, y MiMariposita floreció. Nos marcamos un tocado que voy a guardar por si lo puedo llevar a alguna boda, muy contentas quedamos con el resultado.

Y ahora, a seguir aprovechando el encierro para terminar el disfraz del sábado, que es la cabalgata y que por supuesto requiere de nuestra presencia bien ataviadas

 

Un enero de 168 días

Afronté yo enero y este año con mucho optimismo y ganas. En serio, yo le eché ganas, pero enero, capricornio, Urano y toda la Vía Láctea, decidió fregar el piso conmigo. Un enero, por otra parte, que parecía no acabarse nunca.

Salí de las fiestas bien, sin ninguna sospecha de lo que venía. Siguiendo con mi agenda y mis metas y propósitos, según pasaron los tres Reyes Magos por casa y nos comimos el roscón, di por finalizada la Operación Navidad 2019, y me dispuse a sacarle punta a los lápices y colores con los que iba a ir tachando todo de mi agenda, según fuera cumpliendo entradas.

El mismo día de Reyes por la noche, MiMariposita empezó a sentirse mal. Lo achaqué a los nervios de la noche previa y al cansancio acumulado. Para hacerte el cuento corto, al día siguiente tenía 39,5 de fiebre intermitente que duró cuatro días. Yo, solidaria por naturaleza, a su segundo día de fiebre, caí.

Nos pasamos una semana entera vegetando en el sillón, interrumpiéndola solamente para tomarnos el antipirético o cambiar el sofá por la cama.

Pasada esta primera semana, nos recompusimos ligeramente. Pero solo fue un espejismo. Quince días más tarde, sentí que el oído izquierdo me iba a dar muy mala noche, día, y lo que viniera a partir de aquel momento. Un dolor de oído que no había sufrido nunca en mi vida, me amenizó el fin de semana. Me terminé llevando al Centro de Salud para que si lo creían necesario me cortaran la cabeza allí mismo.

Pasados los primeros cuatro días de tratamiento, fue MiMariposita la que decidió que me debía el acto solidario de compartir bacterias quince días antes.

Sí. Otra vez las dos compartiendo dolores y antibióticos.

La agenda se reía de mí desde mi mesa, y mis planes se habían ido todos por el desagüe. Me rendí. No tenía ningún sentido intentar sentirte bien y esforzarte por estar bien si en el fondo no puedes con tu alma.

Gracias al paracetamol, y al antibiótico que empezó a hacer efecto, pasadas las siguientes 48h de la primera toma, empezamos a levantar cabeza. Para este momento, febrero ya asomaba la patita.

Empezamos febrero haciendo una limpia de la casa y de nuestras auras. Palo Santo y Agua de Florida como si no hubiera mañana, como si fuéramos dos santeras certificadas en pleno ritual de exorcismo.

Mientras realizábamos tan importante tarea, puse la crokpott a toda mecha. Un caldo de huesos. Que justamente estos días por distintos me llegaba la información de lo nutritivo del asunto. Dos zanahorias, un ajo, un puerro, laurel sal, y un chorrito de vinagre; y los huesos, claro. Todo en crudo en la olla lenta, y 18 horas más tarde tenía el mejor caldo de huesos que he probado nunca.

Así que ahora, en lugar de tomarme un café o un té a media mañana, tengo aquí mi taza con un caldo de huesos, que no es nada cool, pero que me da una vidilla que no te imaginas.

Parece que el trabajo dio resultado, porque hemos empezado febrero con bien de energía, y aunque seguimos un poco sordas aún, al menos tenemos ánimo y ganas. Yo he vuelto a mi caminata, con un mar de plata que casi te dice que te lances, en lugar de que sigas andando. Esta temperatura y esta luz no es nada propia de este tiempo. No sé si es por la cantidad de días que he pasado recluida en casa, pero la luz me ciega estas mañanas. Las plantas son de un verde tan brillante que no parecen naturales.

Sigo maravillándome de ir encontrando matas y hasta flores en medio de tanto hormigón. En territorio súper hostil, crece y hasta florece. Me tengo que aplicar el cuento, voy pensando de regreso a casa. Se acerca la primavera, me tengo que preparar para florecer.

No solo se acaba el verano

Ya estamos de vuelta en casa. Tres semanas sin dormir en mi cama, tres semanas sin maquillarme, tres semanas sin ponerme otros zapatos que no sean las cholas.

Tres semanas de baños de mar, de paseos por la arena, y de hacer poco.

Me traigo un bote lleno de orégano de verdad, además de otro de manzanilla, tomillo y epazote. ¿Hay algo mejor que las hierbas de verdad?

Una de las cosas que me empujan a mover mi casa y ponerla en algún lugar de MiNorte es justamente esta. Plantar orégano, una higuera, unos rosales, y lechugas. También quiero plantar lechugas.

Yo quiero mis días así, con paseos por la mañana bien temprano, y dar los diez mil pasos recomendados. Terminarlos con un baño en el charco, con esa agua fría que te despierta ipsofácticamente. Llegar a casa y organizar los espacios para hacerlos vivibles y cómodos.

Recolectar las lechugas de mi huerto, y hacerme una ensalada fresquita y revitalizante.

Sentarme a leer, tejer o bordar.. lo que sea que ocupe mis manos. Volver a la playa a media tarde, y merendar mirando las olas. Hablar con mis vecinos, que la mayoría son familia, y que llevan el mismo ritmo de vida.

Más o menos así, han pasado estos días. Me traigo algunos tesoros.

Unos esqueletos de erizo que una buena buceadora rescató del fondo del Charco.

Algunas piedras y conchas que MiMariposita fue encontrando en su incansable carrera por la arena.

Y unos palos. Tres palos para tres plumas de macramé. A ver si consigo practicar para que me salgan como las tengo en mi cabeza.

Primero tendré que adecentar estos palos, supongo que youtube me ayudará.

Se acaba el verano y no solo tengo una penita en el corazón, con el final de este verano termina también una etapa.

Ayer mientras veníamos de vuelta, no sé de qué hablábamos MiMariposita y yo, pero en determinado momento me dice: yo creo que los Reyes Magos no entran en casa, yo creo que los mayores compran los regalos, los envuelven y los ponen en los zapatos para que los niños se crean que vinieron los Reyes.

Se hizo el silencio. Apenas fui capaz de preguntarle si alguien le había dicho aquello, o si había sido ella sola la que había llegado a esa conclusión.

Me dijo que llevaba algún tiempo pensándolo, porque los regalos cuestan dinero, y le resultaba raro que los Reyes tuvieran tanto para llegar a todos los niños del mundo.

Se acabó la inocencia y la infancia. Lo tuve claro.

Me enjugué la lagrima que resbaló por mi cara, y me recompuse para decirle, que bueno, tal vez fuera así, y que sería mejor que esas conclusiones las reservara para ella. Yo así, tan delicadita y tan pánfila.

A lo que me respondió: ya lo sé mamá, es como cuando vamos a Disney.., yo sé que dentro de Mickey está una persona, pero no lo voy a decir para no romperle la magia y la ilusión a los otros niños. OK HIJA MÍA, OK.

Se me quedó cara de boba. Un poco de pena, un poco de orgullo. La vida sigue, pasa, no se detiene. Y dentro de mí, sabiendo que ya no tengo una niña pequeña, se abre camino la ilusión, por saber qué nuevas vivencias vamos a experimentar.

Gatufóbica nivel experta

Si hace tiempo que vienes por aquí, sabes que soy gatufóbica.

No te voy a explicar ni cómo ni por qué, porque tampoco viene al caso, pero es así. Le tengo fobia a los gatos. Como toda fobia, es incontrolable e irracional.

A mi que me gusta la intensidad, y darle vuelta a los pensamientos, estoy llegando a la conclusión de que probablemente mi fobia tiene una gran base del desconocimiento sobre estos animales, y de su gran imprevisibilidad.

Le tengo poca tolerancia a la imprevisibilidad. Me cuesta manejarla y gestionarla, por eso intento poner bajo control todo lo que sea susceptible de ello.

Los gatos se me antojan totalmente fuera de mi control. Siempre me asustan porque aparecen sigilosos. Y si me los encuentro cuando no los espero, el cortisol se me dispara.

En MiNorte son muy habituales, por aquí por allí. Suerte que no les gusta mucho la playa.

Meses atrás MiGurú me avisó de que había un par de ellos que le habían cogido el gusto a la buganvilla. Obviamente, ya los he visto, y he tenido que dar algún que otro grito cuando los veo aparecer. Ellos deben estar pensando quién es esta petarda que grita en cuanto aparecemos y que no nos deja dormir nuestra querida siesta al sol.

El miércoles mientras comíamos, tranquilamente, un cosa de mediano tamaño  y color negro, salió disparado del cuarto de mis padres hacia la puerta. Fue tan rápido que a mi cerebro no le dio tiempo a hacer una captura de imagen de la cosa. Pero sin duda era un gato.

Quedé desencajada. Con el infarto de miocardio a punto, y la tensión por las nubes.

Mi madre se asustó al ver mi desencajada. Es una fobia, ya lo he dicho. No puedo racionalizarla.

La explicación fue lógica. La ventana del cuarto de mis padres estaba abierta. Supongo que uno de estos dos visitantes, venía andando por el muro de la azotea, y de allí fue pasando a muros más bajos, hasta que se vio en el pasillo lateral de la casa, sin más  salida posible que una ventana abierta.

Para mí esto no es solo el susto. Mi casa, o el sitio donde esté es mi lugar. Mi safety place. Y ese día, mi safety place se convirtió en un lugar común, donde yo no estaba a salvo. ¿Dónde me voy a esconder ahora?

Vivo en lucha constante con el miedo. Me dan miedo los perros grandes. Me dan miedo los perros sueltos. Me da miedo la mar. Me dan miedo las olas. Me da miedo la velocidad. Me dan miedo los riscos. Me da miedo la noche. Me dan miedo algunos ruidos. Me da miedo estar donde no hago pie. Me dan miedo las imposibles imágenes que asaltan mi cabeza sobre MiMariposita cayéndose, tropezando, resbalando..

Me recompongo, y me esfuerzo por enfrentar cada miedo. Con la fobia no puedo.

Después del miércoles, llegué a la conclusión de que si ni siquiera en mi casa voy a estar a salvo, no tiene sentido que me pierda ciertas cosas por esos miedos que me parecen más difíciles de afrontar.

Me sentí valiente, y fui a desmontarme. El paseo por la costa oeste de MiNorte, te quita toda la tontería de golpe. Te alimenta, y te llena los sentidos.

No voy a proponerme superar ahora todo de pronto, pero lo que sí tengo claro es que voy a intentar no perderme demasiadas cosas, y a intentar buscar sentirme lo más libre posible.

Demandado silencio

Me gusta mucho hablar, pero si tengo que ser sincera, me gusta más callar.

El silencio es un sonido que aprecio muchísimo.

En mi día a día, tengo muchos momentos de silencio. Primero porque me levanto temprano y estoy a solas un par de horas, y segundo porque LaMariposita es independiente y autónoma, y aunque ella parlotea todo el día, con sus muñecas, consigo mismas, con la tele… pasa largos ratos sin hablarme a mí.

Creo que el silencio es una de las cosas que más extraño en vacaciones, más que mi cama, mis tazas de café, mi agua con gas, y mis ratos a solas.

Esta mañana me levanté con el firme propósito de acabar un esquema de punto de cruz que se me está atragantando más de la cuenta. Me acomodé en la terraza, porque es donde más luz hay y por aquello de la presbicia, que por supuesto aún no tengo.

Apenas había dado dos cruces cuando se me llenó aquello de niñas. Experimentando con acuarelas. Sentí primero miedo por si se emocionaban y sus dotes artísticas terminaban en mi fino lino. Las relegué al final de la mesa y ahí respiré un poco.

Y entonces empezó el guineo. Guineo es el grupo de LaBajista, y uno entre otros significados de la palabra, hace referencia a un ruido constante y machacón, que le da a una dolor de cabeza.

Intenté convencerlas que en silencio era más fácil desarrollar la creatividad y hacer un gran dibujo de acuarela. Intento infructuoso.

A veces entro en el bucle de la autoculpa, y me siento fatal por reclamar espacio y silencio. Pero en mi acostumbrado proceder de analizarlo todo, me sacudo la culpa. No soy mala madre por reclamar mi espacio, ni tampoco por satisfacer mis necesidades más internas. Cuando no encuentro ese espacio propio en muchos días seguidos, me vuelvo gruñona e irascible. LaMariposita lo sabe, y me manda a mi cuarto, cuando sabe que he superado los niveles soportables de ruido y jaleo.

Recogí rápido y me recluí en mis aposentos. El único lugar que estas individuas, ruidosas e inquietas aún respetan.

Allí, escuchando y descubriendo que no soy la única apasionada del silencio, me puse con mis calcetines de agosto. De paso, saboreé  chocolate francés. Despacio, en silencio, y sola.

 

 

Rainbow Sweater para dos

Tengo dos síndromes que me afectan muy gravemente. Uno es el culoquierismo y el otro el startitis. Combinados dan resultados tremendos a la par de satisfactorios.

El primero se ve alimentado por los numerosos proyectos que veo tejidos en IG y el segundo es casi consecuencia del primero y de tener varios juegos de agujas del mismo número.

Teniendo en cuenta esto, es fácilmente entendible la historia que vengo a contar hoy.

Todo empezó cuando mi querida esposa se tejió un Rainbow Sweater. Flechazo instantáneo.

Lo siguiente fue llamar al Palacio y encargar toda la lana necesaria para hacerlo.

Desde que llegaron las lanas, monté puntos. Primero hice el mío, y lo hice siguiendo los sabios consejos de mi querida esposa, como ya vengo diciendo. Tomamos de referencia un patrón de tejido en top-down y con aumentos en circular.

Como nada más que lo que tiene es las franjas de colores en el canesú, el jersey sale en un momento. Piloto automático y a darle a las agujas.

Una semana más tarde tenía casi los dos jerséis terminados. Mucho me temo que me queda poco tiempo de tejer o coser para las dos, porque aquí hay una niña que cada vez se revela más.

Hoy, que había mercadillo artesanal animado con música bereber, y un poquito de fresco, ha sido el momento idóneo para estrenarlos.

Un paseo por el mercadillo, unas pocas pipas comidas, y luego una visita a Itxi, a tocar el mini piano.

Y con esto, el pistoletazo de salida de las fiestas.

¿Será este el año en el que vuelva a bailar Marejada marejada..?. No lo sé, pero si lo hago, lo voy a hacer ataviada con mi jersey nuevo.

Dando paseos para despejar la mente

Se me están pasando los días entre paseos y poniéndome flores en el pelo.

Tengo alrededor a tres chiquillas que cotorrean constantemente. Varían desde las aventuras que corren cada día entre riscos y arena, a las historias que se inventan, que son de lo más variadas y entretenidas. Sus invenciones no tienen límite.

Me tienen bastante entretenida, en realidad.

Si me ven tranquila, leyendo o haciendo cruces, vienen corriendo a traerme una flor para el pelo. Afortunadamente el hibisco está cargado de flores estos días, y a mi no hay gesto que me enternezca más, que me regalen flores, aunque sean recién cortadas de mi propio jardín.

Cuando el alegueteo se hace ya demasiado persistente, me calzo las cholas, reconozco que paso la mayor parte del tiempo descalza, y me voy a andar.

No sé de quién fue la idea de poner ese banco sobre el risco, pero es la idea más maravillosa de la década.

Te sientas ahí, y miras. Apenas a cinco minutos de casa, el espectáculo es gratis.

El Atlántico a tus pies, el muelle, el charco. Y el concierto constante y gratis que te ofrece el océano. A riesgo de ser plasta: no hay nada que la mar no arregle.

Creo que los días son mejores si puedes ver esa masa de agua que se mece armoniosamente y que te regala un sonido que si cierras los ojos te sumes en una meditación profunda.

Si el juego con las tres personitas ha sido mas agotador de lo corriente, el paseo que preciso darme ha de ser más largo, y entonces camino más lejos. No me había dado cuenta del molino tan apañado que tenemos tan cerca. Tengo que aprovechar otro de estos días para acercarme de verdad, y estudiarlo a fondo.

Dice mi padre que lleva ahí toda su vida, y que ahí llevaban el grano para moler y sacar el gofio.

¿Cuántas historias podría contarme ese molino, ahora reformado?

Es curioso pensar que por estas mismas calles, y por estas mismas piedras, se pasearon mis abuelos, y mis bisabuelos.

Da cierto asombro pensar que mi abuela, que nació en 1906 estuvo aquí no hace tanto. Y digo no hace tanto, porque aunque hace ya 31 años que se fue, yo me acuerdo perfectamente de ella. Eso me lleva directamente a darme cuenta de que aunque yo me siga viendo como una jovenzuela, ya voy camino del medio siglo.

Cuando mis pensamientos se ponen así de intensos, es la señal de cambiar la dirección y volver al punto de partida. Donde las conversaciones de estas tres chiquillas me devuelvan al hoy, y a querer dejarles a ellas, tantos o más recuerdos de los que tengo yo de mi abuela o de mís tíos.