Dar gracias

Ya ha pasado la primera semana de Noviembre, y con ella, llevamos ya una semana entera dando gracias.

Para mi Noviembre es un mes en el que me enfoco en agradecer, y en hacer extensible esta actividad, a todos los miembros de esta casa.. o sea Emma.

Yo tengo desde hace años, una rutina muy establecida de agradecimiento.

Te la cuento, porque a mi lo que me mola, es contar cosas, como ya te habrás dado cuenta.

Yo me levanto cada mañana tempranito, lo primero que hago es beberme un vaso de agua y estirarme.

Luego estiro el mat, y enciendo la app Timer. Escojo una meditación que ronde entre los 10-15 min. Luego hago unos cuantos saludos al Sol, en ese mismo mat, y me voy derecha a mi mesa de trabajo. Tengo una libreta de dar gracias. Escribo cada día tres cosas por las que me siento agradecida en ese momento; luego otras tres cosas que pasarán ese día y por las que también doy gracias. Y ya de último, a la noche, antes de meterme en la cama, escojo otras tres cosas que agradezco y que hayan pasado durante el día.

Hace aproximadamente 5 años que tengo esta práctica. Tengo ya unas cuantas libretas llenas de cosas que agradezco. Dentro de estas cosas hay algunas que son muy importantes, como la salud, la vida, Emma,.. etc… y otras que agradezco mucho aunque a priori puedan parecer “pequeñas cosas”. Suelo agradecer de seguido por el agua con gas, por el suavizante Talco de Mercadona, por el café Lavazza… o por ese cachito de chocolate que me comí en la merienda.

Durante noviembre, saco mi panel de agradecimiento. El mismo que llevamos usando 6 años. Lo fabriqué una mañana con un cartón pluma que compré en la librería, y muchos papeles de scrap que tenía en casa. Puedes dar rienda suelta a tu imaginación y hacerlo más o menos complicado. El mío me dio muy poco trabajo, la verdad, y ha sido muy resistente, porque mira todo el tiempo que llevamos usándolo, y creo que aún va a seguir funcionando unos cuantos años más. Cada noche las dos escribimos en un papelito, algo por lo que demos gracias ese día.

Tardamos apenas unos minutos, pero es un momento del día que ninguna de las dos quiere perderse, y que esperamos con emoción. Y esto viene unido directamente, a que es imposible estar dando gracias y sentirte mal.

Tengo guardados en una caja, todos los papelitos que hemos ido escribiendo estos años. Es un chute de alegría y optimismo volver a ellos, y darles una leída.

No me voy a poner a echar aquí una arenga sobre esto, porque hay libros enteros sobre el tema, evidencia científica y estudios concienzudos. Dar gracias sienta bien a todo el mundo.

Y siempre, siempre, siempre… hay algo por lo que dar gracias. No te olvides.

 

Un comentario en “Dar gracias”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.