Desayúnate bien

 

Hoy recibí la newsletter de Erika de la Vega, que si no la conoces, ya estás tardando. En ella hablaba de la relación que tenía con su abuela, y que ella sentía que su abuela la quería mucho. Cuando la llamaba, le hacía una batería de preguntas, a modo checklist. Ella decía que al morir su abuela, ese espacio de que alguien se preocupara por ella, se había quedado como vacante. Pronto asumió que ese lugar es el suyo propio, y que ahora es ella misma la que se preocupa por hacerse el cheklist.

A mí esto me recordó a cuando estaba estudiando en GranCa, y mamá llamaba cada noche.

También nos hacía una batería de preguntas: ¿qué comieron?; ¿fueron a clase?; ¿se abrigaron?; ¿están contentos?…

Siempre cuando iba a colgar ya no preguntaba, decía: hasta mañana y desayúnense bien.

Lo decía en plural porque allí estábamos MiGurú y yo, y aunque hablábamos por separado con ella, nos decía lo mismo a los dos, y nos incluía en su lenguaje.

Mamá le daba vital importancia al desayuno, se la sigue dando. Porque ella nos crió oyendo eso de que el desayuno es la comida más importante del día, y que si no se desayuna bien, pues no se rinde. Eso lo sabe todo el mundo.

La cosa es que, para mí, también el desayuno es la comida más importante del día. No porque no rinda, sino porque es un momento tranquilo, autodedicado, y que, con un poquito de atención, se convierte en todo un deleite. Porque a ver si no nos vamos a merecer desayunar como las grandes señoras que somos.

Yo madrugo bastante, y para cuando me siento a desayunar, ya tengo hambre porque han pasado dos buenas horas desde que me levanté.

Desayunar fuera es otro de los gustazos que me gusta darme. Encontrar un sitio donde sirvan un buen café, con pan y algo rico que ponerle encima, ha sido una tarea que me ha tenido bastante ocupada estos últimos años. Con MiMariposita o con MisAmiguisTejedoras. Llegar, pedir, comer y dedicarte a tejer, hablar o leer. Yo no sé tu, pero a mí me parece un planazo.

He encontrado un sitio en el OtroNorte de la isla, que cumple con todos los requisitos anteriores. Y cada vez que puedo, sobre todo fines de semanas, nos vamos allí a desayunar sus PoshEggs.

Pero si no encuentras un sitio así, pues te lo preparas tu. Yo para el desayuno tolero dulce o salado, lo que no puede faltarme es el café.

Siempre tengo pan en el congelador, mío o comprado, pero buen pan. También suelo tener bollos, o donuts. Estas masas congelan especialmente bien. Encima del pan, le pones cualquier cosa, pero si te concentras, y decides que vas a darte un premio, pues te lo curras, que te lo va a agradecer no solo tu estómago. Parece una tontada, pero preparar bien la mesa, servirte la comida con esmero, y cuidar los detalles, te predispone de otra forma. Tu estado de ánimo cambia.

Esta última semana me esmeré en prepararme un buen desayuno: Pan de plátano, tostada de aguacate con cebolla encurtida,  de tomate con jamón, de queso-atún-tomate-cebolla. Y ayer, me dio por el porridge. Es otro desayuno al que recurro con frecuencia según apetencia, o si el día se prevé movidito.

Desayunar bien para mi, marca la diferencia de un día mierder a un dia estupendo. Tu decides.

 

Un comentario en “Desayúnate bien”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.