Ahora

 

Ya han pasado tres meses desde que estamos en la nueva casa, que es vieja.

Esta casa es la casa familiar. Viví aquí poco tiempo continuado. La estrenamos en el 1988, pero yo en el 1993 me fui. Luego solo venía a pasar las vacaciones, es decir: Navidad, Semana Santa y parte del verano, porque la mayoría lo pasábamos en el Norte. En 2005 me fui a mi piso, y ya esta no fue más mi casa.

Así que yo, en esta casa, vivir he vivido poco. La he sentido muy poco mía. Era la casa de la familia, casapadres, pero mía no.

Es curioso como para Emma, esta era LaCasa. Siempre quería venir aquí, siempre quería estar aquí. Tanto es así, que en estos tres meses no ha vuelto al piso donde se crió y que se supone que era el único hogar que ella conocía.

Pues aquí estamos. Después de una reforma, de montar unos cuantos muebles de ikea y de dar muchos muchos (demasiados) viajes de cajas y bolsas. Yo andaba ufana y chulita sobre lo bien que hice el MariKondo hace un par de años. Me ha quedado clarito en estos tres meses que soy una minimalista de pacotilla.

Además, tuve que hacer todos estos viajes con obras municipales. El coche cargado hasta la baca, y la calle de acceso a la casa nueva vieja cortada. Tenía que dejar el coche a tres calles de la casa y venga a cargar. Cuando empezó el año me plantee apuntarme a hacer ejercicio de fuerza, porque la edad y esas cosas. Me di cuenta de que los señores gestores municipales, me dieron el gusto y gratis.

Bueno, no me voy a quejar mucho más, porque fuckin mudanza, ya está acabada. Me quedan algunas cajas por desempaquetar pero no es nada que vaya a necesitar en breve, así que a esperar.

De lo mejor de una mudanza, es tener que poner en orden todo lo que tienes. Es un inventario vital muy bestia. Entre las miles de cosas que he transportado de un sitio a otro, me he dado cuenta de varias cosas.

Lo primero, es que por la cantidad de posesiones, lo primordial en mi vida son las cosas que hago con las manos. La ropa, las cosas más personales, los enseres de cocina, casa, baño.. todo eso lo mudé en apenas dos viajes. Cuando tocó el turno al estudio fue cuando se mascó la tragedia. Parecía que aquel cuartito, de poco más de 5m2 tuviera doble pared, techo y suelo. Cuanto más sacaba, más quedaba por sacar. Telas, hilos, más telas, papeles de scrapbooking, lanas, lanas, otra bolsa de lanas.. y muchas libretas y bolígrafos. ¿Me he desecho de algo?. De nada en absoluto.

En medio de todo esto, encontré un vinilo que compré en LucíaBe y unas láminas que le compré a Nuria Díaz. Las compré porque me enamoré de ambas cosas en cuanto salieron y pensaba en lo bonita que quedaría la casa de mi sueños (esa de la que tengo hasta los planos, pero que no sé cuándo se materializará) con ellas. Hoy pandemia mediante, están ya colocadas. Creo que esto es lo que he aprendido de este año: mejor ahora que después. En todo. No hay paraluegos. No hay que dejar de disfrutar algo ahora, por hacerlo más tarde.

Se me ha instalado en el cuerpo la urgencia. Urgencia por estrenar la ropa, por maquillarme con el maquillaje nuevo, por usar las telas, la lana, los hilos, para lo que tenga en mente en este momento. Se acabó el reservar para después. He fulminado el mañana y el reservar las ganas.

Me he dado cuenta de que la vida es ahora. Que ahora estoy viva, y que es ahora cuando tengo que disfrutar. Así que como es viernes, ya tengo preparada mi lista de reproducción, le voy a dar a la mesa del salón para atrás, y esta tarde en cuanto Emma vuelva del cole, vamos a romper los zapatos bailando, al ritmo de Edwin Rivera y sus quemaquemaquema.

 

Un comentario en “Ahora”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.