y entonces uno..

Uno se levanta una mañana, y todo parece igual, todo es igual.
Desayuna, saca al perro, se hace una mueca en el espejo del baño…
Llega al trabajo, o lo que sea, y se ocupa durante horas.
Sale de la oficina, o lo que sea, y se va a comer. Y tiene la mala costumbre de ver las noticias a esa hora, la única hora del día que ve la tv. Ya se sabe, de ahí no suele salir nada bueno normalmente y menos a esta hora.
Y las noticias llegan, y la comida se atraganta, y las neuronas se mueven rápido intentando buscar un plan de emergencia, para afrontar una situación de crisis.
Era su compañía, era su ruta, era su base, era su trabajo…
Y uno no se da cuenta de lo mucho que le importan las personas, de lo mucho que las necesita.
Yo, que siempre quiero creer que soy sola.
Y uno, hace fuerzas, reune coraje, y se atreve a buscar el número en la agenda del telf.
Y las neuronas, que unas van para un lado y otras para otro, se atreven a lanzarte mensajes confusos.. y si no contesta? y si nunca más le oyes?
Y la parálisis es total, y el corazón se desplaza de su sitio hasta la garganta, y se empeña en seguir bombeando fuerte, como para no oír lo que pasa al otro lado del telf.
Pero al otro lado suena la voz de siempre tras ese número, también confusa, también angustiada, también triste..
Entonces a uno se le aflojan las piernas, y haciendo acopio del coraje y de la fuerza aparenta normalidad, preocupación, pero normalidad.
Se cuelga el telf, pero ya da igual, las lágrimas brotan, y hay que buscar una silla para no caer al suelo, ante la flojera.
No quiero, no puedo, soy incapaz de imaginar todos los que han vivido lo mismo, y han tenido la mala suerte de que nadie respondiera al otro lado.

9 opiniones en “y entonces uno..”

  1. Me alegro tremendamente de que al otro lado del teléfono siguiera la voz que esperabas. Como tu, no dejo de pensar en el dolor infinito de las familias…no hay palabras.

  2. Se queda el corazón encogido cuando una vez que pasa el shock del primer momento, se da uno cuenta de la magnitud de más de cien vidas que terminaron ayer.

    Y como tu dices, hay más de cien familias que no tuvieron la suerte de oir esa voz familiar al otro lado de la linea. Dentro de la tristeza hoy puedes celebrar el hecho de que la vida ayer te dió una gran oportunidad.

  3. ufffff muy duros momentos…es todo tan surrealista…lo único que saco en limpio es que hay que vivir a tope…nunca se sabe cuando la muerte nos acecha…
    Muchos besos…menos mal que quedó todo en un susto

  4. ojalá siempre al otro lado del teléfono se oyera la voz que uno espera… ojalá…

    hoy yo también pienso en cuánta gente habrá necesitado una silla para no caer al suelo, gente a la que le hayan descolgado y gente a la que no… y me da una pena tremenda y pienso en lo importante que es buscar en una agenda un número y llamar, aunque te tiemblen las piernas, antes de que pasen todas estas cosas horribles, cuando aún estamos a tiempo…

    mil besos
    madrid se ve otro poquito más negro desde ayer

  5. Me alegro muchisimo de que al otro lado del teléfono escucharas la voz que esperabas.
    Y como bién dices, hay más de cien familias que no tuvieron la suerte de oir esa voz familiar al otro lado ….. qué pena tan grande pensando en ellos.
    Abrazos

  6. Vaya cielillo, me imagino el momento tan duro por el que acabas de pasar y me alegro infinitamente de que esté bien. Yo aún sigo con el corazón encogido. Que momentos más difíciles los que están pasando todas esas familias. Es muy triste. Muy triste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.