Tejiendo en El Charco

Este fin de semana estuve en casa. Relajación, tertulia, buena mesa, buena cama y Sol garantizados.
Ayer por la mañana, bien temprano, salí a la calle con Troylo.
Tropecé con varios individuos e individuas que caminaban sin mucho rumbo, en busca de café, o algo sólido que ingerir, después de estar toda una noche, dando saltos o tumbos a ritmo de tambores o de LaMary, que también estuvo este fin de semana en El Cotillo, cantando un poco.
Café y pan con tomate en El Goloso, y de ahí a revitalizar cuerpo y mente en El Charco.
Todo El Charco para mí.
Si un día me decido a filosofar con fundamento, está claro que tendrá que ser ahí, en medio de los callaos, y con las agujas entre las manos.
De este fin de semana me traigo mucha tranquilidad, las ganas tremendas de volver pronto con ElTécnico, y la absoluta firmeza de que estoy rodeada de gente, que tal vez yo no merezco, porque me entienden mucho mejor que yo misma.

2 opiniones en “Tejiendo en El Charco”

  1. Nena, te envidio… yo tengo mis agujas almacenadas en el rincón entre los dos sofás, cogiendo polvo… tantas labores y tan poco tiempo, jops……….

    Disfruta del verano, que ya mismo está aquí el frio y hay muuuuucho que tejer. Besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *