La panza de burro

En Las Palmas de G.C., ciudad donde habito en estos tiempos, hay un fenómeno meteorológico que suscita controvertidas opiniones.
Llegado el mes de Julio, y hasta aproximadamente el mes de Octubre, sobre la ciudad se extiende una espesa capa de nubes, que lo deja todo de color gris plomizo, que no deja pasar ni un rayito de Sol, y que en lugar de estar en verano, pareciera que estamos en otoño.
Es extraño, al menos para mí, majorera de toda la vida, acostumbrada a veranos luminosos, calurosos y llenos de Sol por todos lados, desde primera hora de la mañana, o sea las seis, hasta última hora de la tarde, o sea las nueve.
Aquí todo el verano es gris, pero solo en la ciudad.
Para los que están de vacaciones y tienen el movimiento limitado, la panza de burro, es algo odioso, no les deja disfrutar del Sol, de Las Canteras, y de un verano normal.
Para los que trabajan, la reciben como agua de Mayo, porque mantiene la ciudad a un temperatura bastante más baja de las temperaturas típicas de esta estación, lo cual, se agradece muchísimo.
A mí, me da igual, si trabajo o si veraneo, la panza de burro, gris, espesa, densa, y fría, no me termina de gustar.

4 opiniones en “La panza de burro”

  1. Pero la foto esta es real? la sacaste tú? :O,… mi madre, menuda panzola, no?

    Las babitas son facilísimas… en la próxima quedada lo vemos ^_^

  2. bueno mujer qué sólo ha sido hoy, llevamos unas semanas que hace un calor… y yo sin disfrutarlo. Yo creo que cuando más se nota la panza de burro es en julio, el resto de los meses apenas ;)))

    Un besote

    Ana

  3. Yo suelo ser de las que lo agradecen… Tanta caló en verano no es bueno pa'l cuerpo!!!
    De cualquier forma, piensa que si los alisios no hicieran acto de presencia esto sería el infierno!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.