Me perdonan…

A todos los que no son realistas con la vida y hacen daño… y todo eso

Que se vayan todos al infierno, y que ardan como arde mi caldero!!!

Fuera toda la porquería!!!

Fuera toda la mala gente!!!!

Fuera toda la hipocresía!!!!

Y el amor…. el amor que se vaya al infierno también.

Si no fuera por él, ahora no estaríamos como estamos.

Yo solo quiero coser y hacer mis hechizos, tranquilita en mi casa. Y para eso ya tengo mi máquina, a Trufo, que siempre, siempre, aunque lo bañe, me hace compañía. También tengo un teléfono abierto al que llamo a mi amiga, que siempre está. Qué más quiero? quiero olvidarme de todo esto y dedicarme a lo que me gusta. Y ya presiento que me falta menos para conseguirlo.

Sin daños a terceros

Justamente ahora

irrumpes en mi vida,

con tu cuerpo exacto y ojos de asesina.

Tarde como siempre,

nos llega la fortuna.

Tú ibas con él,


yo iba con ella,

jugando a ser felices por desesperados,

por no aguardar los sueños,

por miedo a quedar solos.

Pero llegamos tarde,


te vi y me viste,

nos reconocimos enseguida,

pero tarde.

Maldita sea la hora

que encontré lo que soñé,

tarde…

Tanto soñarte y extrañarte sin tenerte,


tanto inventarte,

tanto buscarte por las calles como un loco,

sin encontrarte.

Y ahí va uno de tonto;

por desesperado,

confundiendo amor con compañía.

Y ese miedo idiota de verte viejo y sin pareja,


te hace escoger con la cabeza lo que es del corazón.

Y no tengo nada contra ellos,

la rabia es contra el tiempo

por ponerte junto a mi,

tarde…

Ganas de huir,


de no verte ni la sombra,

de pensar que ésto fue un sueño o una pesadilla,

que nunca apareciste,

que nunca has existido.

Ganas de besarte,


de coincidir contigo.

De acercarme un poco,

y amarrarte en un abrazo,

de mirarte a los ojos

y decirte bienvenida.

Pero llegamos tarde,


te vi y me viste,

nos reconocimos enseguida,

pero tarde.

Quizás en otras vidas,

quizás en otras muertes.

Que ganas de rozarte,


que ganas de tocarte,

de acercarme a ti y golpearte con un beso,

de fugarnos para siempre,

sin daños a terceros.


Tarde (Sin daños a Terceros/Ricardo Arjona)
Desgraciadamente, siempre, siempre es con daños a terceros.
Hace días que veo como dos personas pueden sentirse perfectamente reflejadas en esta canción tan real. Ojalá, que todo pase, y que los daños a terceros sean de pronóstico leve. Si ellos supieran lo que yo sé…. Si lo hubieramos sabido antes…. Tarde

Mi manta mágica

Este fin de semana, Ace volvió a casa. Con ella traía una manta de regalo para mí. Es de un cuerpo, a rayas verticales de colores verdes, azules y lilas, suavizados con intervalos blancos. No sé cómo se llama exactamente el tejido que la compone, solo sé que es mágica.

Es sumamente calentita y muy ligera.

Ayer me dispuse a comprobar su poder. Eran las cinco de la tarde. Estaba viendo la tele, (mi serie favorita, que no les voy a contar cuál es para que no me tilden de inmadura como hizo mi hermano ayer mismo), estaba bastante concentrada en el desarrollo del capitulo, y como ya les digo cosiendo. Era el mejor momento para comprobar el poder de dicha manta. Bien, dejé los bloques de lado, y me acosté, me la puse por encima, y en menos de cinco minutos estaba dormida. Quedé inmersa en un dulce sopor, del que me era imposible salir. Intentaba abrir los ojos, y a penas lo lograba. Yo sabía que iban pasando los minutos y el tiempo avanzaba, tenía que despertar, pero el poder mágico de la manta es muy fuerte. Quería salir de aquel estado, y mi cuerpo se encontraba completamente inmóvil.

Entonces entró en escena Trufo. Me miró fijamente, y empezó a sentir celos de mi estado. Así que sin dudarlo cogió una puntita de la manta y tiró, despacio pero con decisión… Poco a poco me fui desprendiendo de la manta y de su encantamiento. Y pude despertar.

Anoche, y como resultado de la siesta tan profunda que hice, no podía dormir, sin dudarlo la busqué. En menos de diez minutos estaba dormida de nuevo.

Como les digo, tengo una manta mágica. Gracias Ace.

Flores nuevas

La primera vez que supe de esta canción fue en enero del 2002. Ángel Ravelo, tenía unos apuntes de un taller con Diego Massimini, y la habían estudiado en dicho taller. Leí la letra por encima, y me gustó. Le dije a Ángel que la cantara un poco para ver como era la música, y me quedé loca!. Esos primeros acordes y la primera frase : “Será por tu niñez, que llevo tan adentro…”.

Luego, en marzo del mismo año, Fermín Romero la cantó en un concierto en La Tierra. El ambiente era envidiable. Sábado noche, mucho frío, y lluvia; y nosotros dentro escuchando a Fermín cantar aquella letra tan maravillosa, acompañados por un té indio, que Angel Lima prepara como nadie.

Llegó junio. Y el señor Jesús Garriga, vino a casa, a Las Palmas, en su primer mini tour por Gran Canaria. Nos comimos un pescado al horno que todavía Jesús recuerda con placer. Jesús, tenía un gusano cerebral (esas canciones que se meten en la cabeza y no puedes dejar de tararear), la canción volvía a ser Flores Nuevas. No saben lo que disfruté del canto de la canción a capela, mientras Jesús estaba en la ducha… Impresionante!.

De una manera u otra esta canción tiene algo que en su día se alojó en mí, y que me hace sentir una variedad tan grande de cosas que me resulta imposible simplificarlas y explicarlas.

Ayer. Domingo noche. De esos domingos tontos y raros. Sola en casa de mis padres, con la colcha de Mónica sobre mis pies, mientras la acolchaba, haciendo zapping, descubro a Eva de Goñi y a Andrés Molina cantandome dicha canción. ¿Qué les puedo decir?. Mi ojos empezaron a derramar lágrimas, sin motivo, sin causa, pero ya, imposibles de contener.

Lágrimas por el tiempo que pasó, por la gente que ya no está, por las dudas que me asaltan a cada momento sobre las cosas que me quedan por vivir, pero sobre todo por tu ausencia..

Y es que no sé que pasa, pero necesito ver que hay flores nuevas en lo que siento por ti… en lo que sientes por mi.

Mi ritual

Cada viernes a las tres, me encamino a casa. Atrás intento dejar las facturas, los cobros, los pagos, los cambios de aceite, de placas de desgaste…

Al llegar, mamá tiene todo listo para que yo coma (no quiere ni pensar que estoy más de ocho horas sin meterme algo en el estómago). Ingiero todo lo que allí me espera: una comida equilibrada, en su justa medida de hidratos de carbono, de proteinas y mínima cantidad de grasa.

Después de un descanso de una media hora, estoy lista para disfrutar del fin de semana.

Lo primero que hago es encender una barrita de incienso, de rosas normalmente. Lo dejo quemar despacio mientras me acuerdo de todos los que necesitan un pequeño empujoncito, cierro los ojos y concentro mi energía.

De ahí me voy directa al hervidor de agua, caliento la medida del termo, un medio litro más o menos. Destapo el termo, y me acerco al calor de la cocina, siempre me ha gustado pegarme hasta sentir casi que me quemo.

Voy a mi cajita roja de metal, donde guardo la yerba. Con una cucharilla lleno el mate. Tres cuartas partes de su capacidad. Tapo la boca del mate con la mano y volteo la yerba para que se asiente bien. El agua está a punto de empezar a hervir, así que este primer mate lo preparo con este agua, caliente pero sin quemar. Lleno el mate y dejo que el agua coja más temperatura.

Me encanta ver cómo se infla la yerba, y cómo salen las primeras burbujas. Espero.

Este primer mate es amargo, de sabor fuerte. Chupo por la bombilla, y dejo que me inunde este sabor. El agua ya está a punto, lleno el termo con el agua. Vuelvo a llenar el mate, y ahora con todo listo, me voy hacia la máquina de coser.

Los sentimientos que tengo en este momento son de pura paz y sosiego. Aquí, mate en mano, pienso que ahora no necesito nada más ni a nadie.

I hope you don’t mind

It’s a little bit funny this feeling inside

I’m not one of those who can easily hide

I don’t have much money but boy if I did

I’d buy a big house where we both could live

If I was a sculptor, but then again, no

Or a man who makes potions in a travelling show

I know it’s not much but it’s the best I can do

My gift is my song and this one’s for you

And you can tell everybody this is your song

It may be quite simple but now that it’s done

I hope you don’t mind

I hope you don’t mind that I put down in words

How wonderful life is while you’re in the world

I sat on the roof and kicked off the moss

Well a few of the verses well they’ve got me quite cross

But the sun’s been quite kind while I wrote this son

gIt’s for people like you that keep it turned on

So excuse me forgetting but these things I do

You see I’ve forgotten if they’re green or they’re blue

Anyway the thing is what I really mean

Yours are the sweetest eyes I’ve ever seen


Your song/Elton John
Anoche ví Molin Rouge, de nuevo.
Y en verdad que pienso que no hay nada como amar y ser correspondido. Si alguna vez sentiste esto, date por satisfecho.

Un Post Posssitivvvo

Me han llamado la atención. Me dicen que escribo siempre como si estuviera triste, o enfadada…

La verdad, la verdad… pues no sé. Puede que sea cierto. Puede que cuando como ahora, estoy feliz, no me sale nada que merezca la pena ser leído.

Acabo de volver de “luna de miel”, unos tres días en la playa con Trufo y una personita que me vela las noches, y que me hace feliz con solo mirarme. Lo he pasado muy bien, y hoy mi cara da fé de ello (mis pupilas están en forma de corazón… aaaayyyyy).

Sin embargo, a quien le importa esto????.

Yo tengo la opinión de que a la gente le gusta muchísimo más leer, que la luna de miel se ha acabado, y que mi alma vuelve a vagar sola por estas calles, buscando lo que perdí, llorando las noches que viví, y pensando en el tiempo que ha de pasar hasta que vuelva a sentir lo mismo.

Aún así, yo lo intento, sin embargo, bajo este estado de embriguez amorosa, todo lo que me sale es empalagoso, repetitivo y manido (como dijo aquel…).

Lo siento, Danielo, otra vez me salió un churro.

En serio te digo, voy a coger la cámara instantánea que tengo en el cerebro y en cuando tenga un momentito así de rebosante felicidad, lo guardo y lo sacaré para algún próximo relato.

Donde quiera que estés

De niño bailaba canciones del moro

el baile venía de adentro y así se inventaban los modos

de niño soñaba olores profundos

las mezclas de espuma, colonia y sudor de unos pechos desnudos

creció con su sueño y un día le dijo:

acabo de verte y ya sé que nací pa’ casarme contigo

Matilde mi vida, Matilde mi estrella

le dijo que si nos casamos Antoine y bailó para ella

abrázame fuerte que no pueda respirar

tengo miedo de que un día

ya no quiera bailar conmigo nunca más

cariño y ternura, colonias y besos

te tengo, me tienes, quisiera morirme

agarrado a tus pechos

el amor es tan grande, tan sincero y sentido

que un día de lluvia Matilde acabó por tirarse en el río

abrázame…

mejor buenos recuerdos que un pasado perdido

por eso Matilde un buen día acabó por tirarse en el río

lo que fue tan hermoso que no caiga al olvido

te estaré recordando por siempre Matilde que tú no te has ido

abrázame…

El marido de la peluquera/Pedro Guerra
Desde que te fuiste, todo se aclaró. Nos unimos y un amor fuerte nos enlaza, nos junta cada día. A pesar de los celos, a pesar de la distancia, a pesar de que no sabemos que es lo que realmente queremos para nuestra vida.
Desde que tu no estás parece que las cosas tienen cuerpo, lógica, razón… aunque no tengan nombre.
No puedo verte, porque te has ido, sin embargo te siento, y he podido conocerte mejor desde que no estás.
Te debo la felicidad que hoy me inunda, y donde quiera que estés te hago llegar esta canción, que sé a ciencia cierta que era tu canción preferida…
Qué cosas!! quién te iba a decir que serías tu la protagonista.

¿Qué me falta?

En la posada del fracaso

Donde no hay consuelo ni ascensor

El desamparo y la humedad

Comparten colchón

Y cuando por la calle pasa

La vida como un huracán

El hombre del traje gris

Saca un sucio calendario del bolsillo

Y grita

Quién me ha robado el mes de abril

Cómo pudo sucederme a mí

Quién me ha robado el mes de abril

Lo guardaba en el cajón

Donde guardo el corazón.

Quien me ha robado el mes de abril/Joaquín Sabina



A mi me han robado el corazón y no solo el mes de abril, sino algunos meses más.

Los busco, y los encuentro. Los miro y los siento, y al segundo… los pierdo. ¿A alguien le suena esta canción?.

Hoy me siento con un hueco donde debe latir algo, aunque no sé para qué estaba ahí, tengo como amnesia… ya no siento, será eso?.

Me dedicaré a vagar por las calles. Preguntaré, por si alguien sabe. Y si algún día aclaro esta duda, les escribiré para contarles.

Me acuerdo de una sonrisa, de unas palabras, de unas notas.. compartir vino, canciones, dudas…

Pero no recuerdo su cara, su nombre. Alguien me ayuda?

Tal vez todo lo soñé y fue tan profundo mi dormir que me pareció real. Y lo que me pasa es que eso que debe latir, sigue aletargado por el sueño.

Las señales

Una vela que se apaga;

una llamada que se corta;

un número equivocado.

Una nube negra que me quita la luz de la ventana;

un pensamiento;

un escalofrío por la espalda.

La vela que se vuelve a apagar.

Otro pensamiento,

más pesimita que el anterior.

Un teléfono apagado.

La tarde de domingo, larga como un día sin pan.

Trufo, que me mira y emite un lamento;

se acuesta a mis pies, y vuelve a mirar.

De repente un grillo, negro, grande, saltarín.

No se va, no se quiere ir.

Le echo pero vuelve a entrar, desisto de sacarlo hacia afuera.

La vela sigue encendida, el teléfono ya da señal.

Por fin, una voz…. y aunque todo no fue como esperaba, tampoco es para decir que “Hoy todo ha salido mal”.

Después de esto se podría decir que es mejor no creer en las señales, sin embargo yo no tengo remedio, y prefiero pensar que la señal positiva la trajo el grillo….

Que desde ahora meteré en mi lista de bichos de la fortuna… me niego a dejar de soñar y a que mi imaginación se ponga de baja, huelga o se jubile.