Llegó la hora del disfraz

Hace días, al pasar por la Avenida Marítima, me parecía que algo estaba distinto..
Tuve que pasar dos veces para caer en la cuenta de que el Otoño había llegado. Y de una manera aplastante.. ¿Que por una cuestión climática-geográfica nos vamos a quedar sin la estética de esta estación?. De ninguna manera, y allá que se fueron los jardineros del Ayuntamiento, y dejaron a uno de los árboles mayores en pleno otoño-invierno… Me hizo recordar el cambio de escaparate de unos grandes almacenes.. No puedo evitar el análisis, y extrapolarlo a casi todo lo que pasa en estas fechas a mi alrededor… Todo es bastante falso. Y el comportamiento de las personas, deja mucho que desear. Pongamos un caso práctico: en las empresas durante todo el año, se establece una guerra entre partes: empleados-jefes, proveedores-empresas, empresas-clientes… Y ahora durante 15 días todo son regalos de ida y vuelta, buenos deseos, buenas caras… para que desde que pasen estos días, volvamos a la guerra sin cuartel.. Son cosas que no me gustan y que tampoco entiendo mucho. El disfraz de estos días es la hipocresía, aunque algunos, lo llevan puesto todo el año.
Esta es la tercera Navidad que paso en mi casa. Y las tres han sido muy distintas, bueno, esta no ha pasado aún, pero ya apunta maneras..
Como viene siendo tradición, durante el puente puse la decoración navideña, y hornee galletas de canela.
No me había dado cuenta de las cosas que he ido comprando para estos menesteres, y este año he compartido la decoración entre aquí y el apartamento nº4.
Y ahora, solo tengo en mente, que en tan solo cuatro días me voy de aquí, y no vuelvo hasta el año que viene.

7 opiniones en “Llegó la hora del disfraz”

  1. Uys! la hipocresía… si solo estuviera en esta época del año… yo la vivo a diario y la época navideña no se escapa… :))
    Esas galletas de canela tienen una pinta…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.