Estado latente de incipiente felicidad

Llevo una semana tonta, pero no tonta de triste, sino tonta de tontería. Cualquier cosa me da la risa, y en mi cara, como un hecho muy extraño, y de dificil explicación, a las 7:00am hay una sonrisa a medias, que me resulta muy complicado disimular.
Tal vez, no me di cuenta de que ya llegó Diciembre, y siempre me gustó este mes, tal vez estoy incubando un estado de felicidad incipiente que pueda desarrollarse con la finalización del año, o puede que tal vez, y de una vez por todas, haya aprendido a disfrutar de lo que tengo, en lugar de anhelar lo que no está. Porque con solo ver el atardacer me siento bien.
Y como ya saben la mayoría de los que me conocen, hoy es el último día de este año que trabajo. Y no pienso volver hasta pasado los Reyes, que por cierto, aún no hice mi lista….
Ya me calcé los zapatos mágicos, unos parecidos a los de la Bruja del Norte.. y sé que cuando los tengo puestos, casi todo lo que sucede a mi alrededor es mágico..
Y en estos días escuchando el disco aprendí una lección nueva:

Y sé que en tu historia, que tiene un guión,
el corto episodio lo interpreto yo.
Los textos más largos están reservados.
Tus labios cobardes dibujan el vado.
Con mi trono a cuestas/Luis Quintana

3 opiniones en “Estado latente de incipiente felicidad”

  1. Violeta!!!! Estás de vacaciones!!! Pues disfrútalas. Yo en cambio tengo trabajo para aburrir a cualquiera; por lo que incluso tendré que hacer algunas horas extras. Maravillosa tu foto y maravillosos tus zapatos, que espero te lleven a donde quiera ir.
    Sigue con la sonrisa en la cara, no olvides escribir la carta. Un abrazo. Any

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.