La seguridad de la inocencia

Me enseñaron a no escuchar conversaciones, pero a veces, es inevitable.

– ¿Quién es la reina, la princesa y la dueña de mi corazón?

– Yo papi.

– Sí, mi amor, tu.

Y después de eso, se queda tranquila, con la seguridad de que mañana papá volverá a por ella.

2 opiniones en “La seguridad de la inocencia”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.