En 30 días cambio de número

Dentro de un mes exacto estaré cumpliendo 46. Repito: 46. Lo voy a volver a escribir 46.

Y ¿por qué tanto rollo con un número?. Pues verás. De un tiempo a esta parte, vengo notando que pareciera que luchamos por salirnos de la edad. Quiero decir, hay como una auténtica obsesión en aparentar menos de lo que tenemos. Hay una franja de edad (para mi gusto entre los 45 y lo 65) donde las mujeres son invisibles. Llevo tiempo con ello en la cabeza. No hay muchos referentes en las que podamos mirarnos, o al menos no los había. Hasta los 45 ok. Luego es una lucha de radiofrecuencias, retoques y cremas y ropa cara para mantenerse a toda costa en ese número. Acercarte a los 50 es el acabose, porque tu persona se va diluyendo entre una nube espesa que te invisibiliza.

Y viene a refutar esto que se me pasaba por la cabeza, el gran revuelo que se formó cuando la grande JLo salió diciendo con la boca bien abierta que cumplía 50. Y todas nos volvimos locas porque ¡oh Llegar a los 50 tan bien puesta!, y con novio nuevo y todo pura felicidad. ¿qué clase de brujería es esta?

Esto no debería llamarnos la atención porque a ver, las mujeres nos solemos morir cerca de los 80 o hasta un poco más.. Pero ¿dónde están las mujeres de 50 o 60??

No sé si seré yo, pero a mí me cuesta encontrarlas. Y vengo a pensar que igual, nos estamos haciendo un flaco favor diciendo que tenemos 45 cuando ya pasamos los 48, y nos volvemos más locas aún, buscando y buscando tratamientos y pócimas que nos dejen ancladas de forma permanente a cualquier número entre los 40 y los 45.

En eso estaba yo enredada, cuando mi querida esposa me mandó este artículo. Y ahí me reafirmé en que no es algo que solo esté pensando yo. Nos dicen que aparentamos menos y nos ponemos contentísimas. Pero ¿y por qué? ¿por qué me pongo contenta en aparentar 10 años menos de los que tengo?

En mi caso, empieza a ser un problema. A ver, no me malinterpretes. Estoy cien por ciento agradecida a mi genética. Tengo 45 y aún no me tengo que tapar las canas, entre otras cosas porque aún me las puedo contar. No es mérito mío, mi abuela se murió con 90 y también a ella le podíamos contar las canas. Tuve la suerte de heredar esos genes, que nada tienen que ver con los de mis otros tres abuelos que desde los 40 tenían el pelo completamente blanco. Mira tú, las cosas de Mendell y sus guisantes. A mí me tocó este premio. Tengo suerte también, de haber crecido en una familia donde el sol ha causado graves daños, y por ello la protección solar forma parte de mi día a día como el lavarme los dientes. He tenido acceso a buena comida y frutas, y dentro de mis capacidades, me muevo a diario. Todo eso, en conjunto, supongo que hace que se me vea más joven de lo que soy. Pero como digo, nada de esto es un comportamiento consciente y deliberado. Yo no quiero aparentar menos, lo que quiero es estar sana.. Llevo con orgullo cada una de las rayas que la vida ha puesto en esta piel de tigresa que llevo, y aunque hubiera prescindido de algunas, no estuvo en mi mano decidir. Todo bien. Cargo con ellas. Y las luzco, porque sigo aquí, y ese es el verdadero triunfo.

Son mis cicatrices de crecer, de haber vivido, y de haber madurado.

Por eso hoy, a 30 días de cumplir 46, quiero dejar esto aquí para recordarme cada uno de estos años cumplidos. Para honrarlos y para seguir cuidándome para brillar, y no cuidarme para taparme o dsimularme.

 

Un comentario en “En 30 días cambio de número”

  1. Para nada estoy de acuerdo con eso de que las mujeres dejáis de existir a partir de los 45. Mi mujer tiene 56, dos más que yo y me sigue pareciendo muy guapa, pero es que tengo amigas de 50 para arriba a las que veo activas, empoderadas y muy muy atractivas, sin tener que añadir la coletilla de «para la edad que tienen», atractivas sin más que añadir, porque lo valen.
    Por otro lado eso de que los 50 son los nuevos 40 tampoco es cierto, los 50 pesan pero porque es ley de vida, yo lo llamo la época del tai chi, hay que empezar a moverse con más calma porque el cerebro sigue pensando que tienes 30 pero tus músculos se encargan de recordarte que eso fue hace dos décadas.
    Resumiendo: vivan las mujeres de 45 en adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *