Curso acelerado de confianza, fé y magia

Entre la primea foto y la segunda de esta entrada, han pasado prácticamente dos meses. De los cuales, casi la mitad de ese tiempo, lo hemos pasado encerradas en casa. Como si no estuviera pasando nada.

En febrero, me traje de casa de mamá, esas tres raíces de Alocasia amazónica, que agonizaban en una maceta. Con mucho atrevimiento por mi parte y sin la confianza de nadie, las puse en agua. La sorpresa ha sido mayúscula cuando estos días he visto como las pocas raíces viejas que traían se le caían pero empezaron a brotar nuevas. Y ya el éxtasis vino cuando vi que prometía una hoja. Esta es una sola de las tres. De otra brotó una hoja acuática, que ya está separada de la planta madre y a la que le hablo y le recito afirmaciones positivas, para que siga creciendo. A la tercera raíz, le han empezado a salir raíces nuevas. Quiero pensar que hará lo mismo que esta primera y que brotará igualmente.

Es difícil explicar lo que supone esto. Pero para mi es como un curso acelerado de confianza, fé y magia.

El domingo, pudimos salir a la calle. Un pequeño paseo alrededor de casa, a las tres de la tarde para asegurarnos que no nos tropezaríamos con muchas personas. Así fue. Dimos un paseo de poco más de media hora. Pudimos comprobar cómo los árboles que plantaron no hace mucho, han cogido fuerza y se han puesto bien frondosos.

Por alguna extraña razón, al llevar tanto tiempo encerradas, mi cabeza me hacía creer que fuera estaba todo como en pausa. Nada más lejos de la realidad. La naturaleza sigue su curso y se abre camino. Segundo curso acelerado de confianza, fé y magia.

Al llegar a casa, me dio por comprobar la hoja rota de un ficus que se desprendió de forma espontanea al pasar una pelota cerca de ella. Hay una niña aquí que dice que mágicamente esta hoja se cayó. Que ella nada tuvo que ver con que se partiera ni con que justamente estuviera jugando con una pelota al lado. La cosa es que yo, reacia a tirar a la basura una hoja viva, la metí en agua. El domingo, me fui a cambiarle el agua, y ¡oh sorpresa! Ha echado una raíz. Tercer curso acelerado de confianza, fé y magia.

Habiendo llegado ya a tercer curso, no me ha quedado otra que confiar y tener fé, y pensar que la magia está haciendo su trabajo, y que a mí también me están saliendo hojas nuevas, raíces más fuertes, y que pronto voy a florecer. De momento me ha dado por hacer inventario de todo lo que tengo empezado e inacabado desde que tengo memoria. Rebuscando, saqué unos bloques que hice en mis primeros años de patch, a mitad de los años 90, echa cuentas. Esta semana, si sigo creyéndome que soy capaz de multiplicar el tiempo y reducir las tareas, se convertirán en los nuevos cojines de nuestro sofá. Si lo consigo, habré llegado a cuarto curso acelerado de confianza, fé y magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.