My New Paper Dolls

La primera prenda tejida de este 2020, fue la misma que la última que monté en 2010.

En el 2010, un poquito después de saber que estaba reproduciéndome, monté rápidamente el PaperDolls en las agujas. En aquella época, yo no estaba muy consciente de nada que no fuera lo que estaba pasándole a mi cuerpo. Me encontraba tan bien, que soñaba con tener un embarazo perpetuo, o por lo menos me hubiera gustado quedarme con las sensaciones que mi cuerpo y mente experimentaban en aquellos días.

Los kilos de más que tanta falta me hacían en aquel entonces, y la sensación de una felicidad permanente, aunada a la sensación de poder con todo. Porque claro, en noviembre de aquel año, mi cuerpo llegó a su punto más bajo de peso, 39kg en 158cm.. Y en ese estado de extrema necesidad de todo, pudo concebir. Aún hoy me parece un milagro absoluto.

En esos momentos, y también ahora, me doy cuenta de que en mi 158cm y mis ahora 49kg de peso, soy capaz de casi todo, porque si en aquel momento pude llevar casi a término (LaMariposita tenía prisa por venir, no fuera a perderse la fiesta de MiNorte) un embarazo, ¿con qué no podré ahora?. Ese fue el momento justo en que todas mis piezas se encajaron, y no es que me sienta invencible, nada que ver, lo que siento que es voy a ser capaz de bregar con lo que la marea me traiga.

Bueno, la cosa es que en aquellos días me sentía tan bien, que soñaba con quedarme así. Tanto fue, que me tejí el jersey para ese justo momento y los meses que vendrían después, y en los que mi cuerpo fue llegando a sumar kilos por semanas.

Obviamente, pasado el embarazo, no me he vuelto a poner el jersey, porque digamos que ahora mismo, me queda como un saco.

Y ese jersey es tan bonito, que tenía la espinita de volver a tejérmelo desde que lo dejé de usar, prácticamente.

Empecé enero con nada en las agujas, y este patrón fue el primero que monté. Tejí mientras LaMariposita patinaba. Tejí en casa. Tejí con mis chicas tejedoras. Tejí en automático. Hasta que llegué a las muñecas. Ahí activé el modo concentración y en poco más de una semana las muñecas estaban listas. Para ese momento me tocaba enfrentarme a las vueltas cortas, que por cierto, las de este patrón están explicadas regular. Lo subsané cogiendo las del Stasis, que tiene similitud de puntos, y que ya tengo controladas.

Esta segunda versión quedó bastante mejor que la primera, por varios motivos, como que tengo mejor trabajado el colorwork, porque la lana es más apta para este trabajo, y porque se notan todos los puntos que he tejido durante estos diez años que han pasado.

Total que antes de que terminara enero tenía mi jersey terminado. A día de hoy, tengo que decir que me lo he puesto más de lo necesario. Ni siquiera lo bloqueé. Ya sé que me tengo ganado estar fuera de la lista de las tejedoras pro, pero es que al mismo tiempo pretendo seguir ostentando el puesto a la más ansias de la blogosfera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.