Obsesion de agujas

Ayer soñé con un niño de pies fríos. Me buscaba para que le abrigara los pies.
Lo senté a mi lado, y le dije: espérame tantito..
Sin demora, y de una forma casi mágica, no obstante estaba en un sueño, en mi mano aparecieron agujas y lana. Comencé a tejer.
El niño me miraba, sus ojos me resultaban inconfundiblemente familiares.. demasiado cercanos…
Casi como se teje en las pelis de Harry Potter terminé el par de calcetines, que inmediatamente puse en los pies del niño.
Me miró, me abrazó, y me dijo: ya sé quien me va a quitar siempre el frío.
La importancia de los adverbios….

Cuando llega el momento en que hasta sueño con tejer, ha llegado la hora de aparcar la labor, para evitar el riesgo de que ésta se vuelva obsesión.
Me pregunto si será demasiado tarde ya. Aunque también puede que esté interpretándolo todo mal, y no quiera enfrentar a otra obsesión en cubierta.
En mis agujas ahora mismo, unos calcetines para mí, con un patrón calado que me entusiasmó en cuánto lo vi. El primero está casi terminado, y para hacer el segundo, como digo, me voy a tomar mi tiempo.
Este fin de semana lo tengo reservado al patch, retomando viejas glorias, o mejor dicho: viejos UFO’s.
En la noche del 05 al 06 de enero, contra todo pronóstico, porque podría asegurar que este año no he sido tan buena como en años anteriores.. Los tres señores de barba, dejaron en mis zapatitos varias cosas, entre ellas, tres libros: Premio Planeta y Finalista, y El libro de los abrazos. Ahora, ando en plena pelea conmigo misma para decidir a cuál hincarle el diente primero.

3 opiniones en “Obsesion de agujas”

  1. Rechulos los calcetines!!! Pero…. me quedo con el último párrafo… ya me contarás qué tal con Millás, que a mi también me lo han dejado en el zapato y…. EL LIBRO DE LOS ABRAZOS!!! He de decir que ese rey mago te quiere un montón y que considera que has sido un cacho de pan este año, porque, desde mi humilde punto de vista es uno de los mejores libros del mundo mundial. El mío, tuve el honor de que me lo regalara un escritor al que tenía mucho afecto y, de ahí en adelante, se lo he regalado a todos a los que agradezco sus abrazos. Una recomendación: es para leer a trocitos. Por cierto… Que tipo de fueguito eres tu???

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.