London Calling

 

Nuestras primeras vacaciones del 2019 fueron un fin de semana de relax y desconexión en un todo-incluido al Sur de la isla. De esto no hay testimonio gráfico, sino vivido.

Era necesario este descanso para afrontar con la energía a tope de power, nuestras segundas vacaciones del 2019. Destino: London, Baby!

Le tenía yo a UK como cierta indiferencia. Cuando tenía 13-14 años me moría por ir y practicar allí mi estudiado inglés. A mis padres no les llamaba demasiado la atención, y yo no fui lo suficiente persistente, debió ser. La cosa es que fue algo así como: cuando quise no pude, y ahora que puedo, no quiero. Hasta este verano. Todo pasa cuando tiene que pasar.

He vuelto completamente encantada con Londres. Quiero decir, la ciudad que me tiene enamorada es París, esto es así, pero he sentido que si debía ser infiel, Londres era un buen motivo.

El paseo hacia Buckingham Palace era nuestro primer must. Como fieles devotas de su Majestad, no podíamos faltar al cambio de Guardia Real. Me gustó ver a mujeres entre los Guardias, y una señal de fé  para mí, me estaba esperando en el gorro de uno de ellos.

He saboreado unos deliciosos Benedict Eggs, que han hecho que me tome muy en serio la tarea de practicar hasta conseguir la receta perfecta. Dicen que los ingleses comen mal, no me lo ha parecido en absoluto. Y si no he vuelto con unos cuantos kilos de más, ha sido porque cada día hacíamos a pie más de 15km.

Me he flipado con las puertas, con todas y cada una de las casas de South Kensington y Notting Hill. Me he vuelto loca con los jardines, las flores, y los bancos de madera que hay por cada jardín. Y con las inscripciones que hay en la mayoría de ellos. Me he visto casi florecer en esos jardines.

Fuimos a la Tate Modern Gallery, y dejamos  comentarios sobre nuestras percepciones allí. Hay un cuadro que me paralizó durante media hora. En mi cabeza escribí media novela solo contemplando ese cuadro. Da para un post. Otra media hora la pasé escuchando a un cantautor en la puerta antes de entrar. Eso da para otro post y para otra novela, también. Emma flipó mucho al encontrar y reconocer un Picasso, y también un Mondrian. Allí también nos compramos postales, que luego nos enviamos, como viene siendo tradicional en cada una de nuestros viajes.

Nos pasaron cosas curiosas también, y de las que no tenemos testimonio gráfico. Como que en el backyard de la casa donde nos alojábamos entró un zorro. Como que nos comimos un plato de fish and chips casi de nuestro tamaño. Como que desvirtualicé a una de las personas que ha sido guía en este último año, y que me ha hecho una vaticinación de mi futuro, la mar de interesante, en un típico pub inglés, frente a unas pintas y mi cara de total asombro. Como que nos caminamos juntas y solas Oxford Street sin comprar nadita.

Hemos exprimido los días, y yo me vengo con dos firmes propósitos: conseguir la receta de los Benedict Eggs, y volver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *