Libro 22 (2010): Cien años de soledad

«…Un hilo de sangre salió por debajo de la puerta, atravesó la sala, salió a la calle, siguió en un curso directo por los andenes desparejos, descendió escalinatas y subió pretiles, pasó de largo por la Calle de los Turcos, dobló una esquina a la derecha y otra a la izquierda, volteó en ángulo recto frente a la casa de los Buendía, pasó por debajo de la puerta cerrada, atravesó la sala de visitas pegado a las paredes para no manchar los tapices, siguió por la otra sala, eludió en una curva amplia la mesa del comedror, avanzó por el corredor de las begonias y pasó sin ser visto por debajo de la silla de Amarante que daba un a lección de aritmética a Aureliano José, y se metió por el granero y apareció en la cocina donde Úrsula se disponía a partir treinta y seis huevos para el pan…»
No me voy a cansar de decirlo… Me encanta Gabriel García Márquez.. Me hace reír casi de forma espontánea, ahora que tanto echo en falta tener motivos para hacerlo.

Un comentario en “Libro 22 (2010): Cien años de soledad”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.