Donde antes había un cine

Aquí, en esa esquina formada por la calle Murga, y la calle León y Castillo, había un cine.
El cine Royal.
Cuando vine a vivir aquí, la primera vez, en el 93, lo frecuentaba con mucha asiduidad.
Los sábados por la tarde, en horario de 20:30. Llegaba a tiempo a ver la peli, y volver a la residencia de monjas donde habitaba en aquellos primeros meses de traslado.
Luego, desde el piso de la calle Carvajal, quedaba mucho más cerca, y podíamos ir a ver la peli sin prisas y sin miedo a que nos dejaran en la calle por incumplir el horario.
Tengo muchos recuerdos de este cine. Me gustaba pasar por delante e ir evocándolos poco a poco, se me dibujaba una sonrisa, o una arruga en la frente, algunos recuerdos no son siempre felices.
Ahora, y a golpe de excavadora, el cine ya no está.
Sigo teniendo mis recuerdos, aunque es más dificil traerlos a la mente.
Es inevitable pasar por delante de lo que antes era un marcardor conciso de mi vida, encontrar un socavón, y no sentir que me robaron parte de mi pasado.

3 opiniones en “Donde antes había un cine”

  1. ….y te recuerdas de la heladeria antigua que estaba 2 calles mas abajo? que helados mas ricos habia! y esas sillas viejas en las ventanas. ahora es solo una plaza aburrida……

  2. El día que estuve en tu casa fue cuando estaban con las excavadoras y no pude resistirme, cual guiri, a hacerle un par de fotos. La verdad es que yo no llegué a frecuentarlo mucho, pero reconozco que da penita…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.