Dándole término a los pendientes

Un fin de semana entero esperando por la lluvia, sabiendo que iba a estar en casa, resguardada y calentita.
Pues nada, que no llegó.. La lluvia es como ese amante que nunca llega cuando lo esperas, y de pronto, cuando sales de casa con la mirada cabizbaja, sin depilar ni maquillar, arrastrando los pies, y toda la carga que sientes que el mundo te ha depositado encima, reaparece..
Así es la lluvia, esta mañana salí poco abrigada, sin paraguas, y con mi pelo recién peinado, y ahí estaba ella.. En fin.
El fin de semana lo pasé en casa, rodeada de series y lanas.
Terminé los yoga socks, para mi clase de los martes. Tobillos calentitos sin miedo a resbalarme.
Terminé también el potholder navideño. Que ha resultado un fiasco, no por el patrón ni por su elaboración, sino porque la lana ha soltado una cantidad indecente de tinta, y lo que se prometía blanco, ha terminado rosa. La irritación alcanza niveles fuera de escala.

Así y como cogiendo carrerilla, terminé también un abecedario en punto de cruz, que le ví a MiColegui cuando estuve en Fuerte. Lo hice con hilo de Crescent Colors, en color Smoke; y la tela es un lino, que también me dio MiColegui en su día, hace ya algunos años.

Y ya que había cogido carrerilla, me puse de lleno, acompañada de un gran chocolate a la taza, con el Paper Dolls. El resultado final difiere bastante del original. Aún tengo que rematarle todos los hilos, y bloquear ligeramente, porque las muñequitas quedan un tanto arrugadas.
Pero eso se los cuento próximamente, en post aparte.
Y hoy San Valentín, espero que el amor les inunde.. Yo he tenido mi ratito esta mañana, y como es normal, me ha sabido a poco, pero me lleno de paciencia para el próximo encuentro.

4 opiniones en “Dándole término a los pendientes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *