Damn Kiri

Llevo una semana trabajando una media de 12 horas diarias.
Cuando llego a casa, lejos de prepararme un capuccino, he cogido mis agujas y me he puesto con el patrón de kiri..
Damn kiri, damn kiri..
He repetido el patrón cuatro veces, las mismas que lo he empezado de nuevo.
Ahora que ya he memorizado el patrón, me empiezo a dar cuenta de que tejo muy apretado, y que quizás me convenga tejer con unas agujas más gordas.. arrrrggggggggg
Vuelta a empezar!
Hay semanas que la frustración llega el lunes, y siempre viene con minitarifa y se queda hasta el domingo.. Espero que esta noche, aunque sean las doce, se vaya..

Pensamiento de la semana: Ese vestido me lo podría poner yo, pero está hecho para otra..

4 opiniones en “Damn Kiri”

  1. Te propongo otra frase mejor: Ese vestido está hecho para otra pero, ¿por qué no me lo podría poner yo?
    Sé muy feliz y mucha suerte con el kiri, que él no pueda contigo, que puedas tú con él.
    Besos

  2. Jamia… nos parecemos taaaaaaaaanto en los horarios… lo que pasa que yo cuando llego a casa no tengo fuerza ni para coger una aguja, me desamayo directamente en la cama… Ánimo, piensa que todos los vestidos te calzan, ¿por qué no?… aunque tengas que saltar para que te entre… ¡¡¡ponte el mundo por montera!!!… Besisssssssssssssssssssss

  3. Será que, a pesar de que el día no ha salido del todo bien, me levanté con ánimo de contrariar al mundo. Por eso cambio tu pensamiento de la semana por: ese vestido está hecho para mí y me lo voy a poner.

    🙂

    Muchas gracias por tu comentario… Me encantó leerte…

    Mil besos

  4. Uys… minitarifa dice… ya no las ofertamos desde la semana pasada… Así que la señorita Frustración no va a poderse quedar… qué lástima…
    Por cierto, con respecto al vestido, si no te lo pones, nunca sabrás si está hecho para ti.
    Besos, mil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.