Cocinándome

Hay días que tengo que hacer acopio de toda la energía de mi cuerpo, para recordarme que realmente necesito de poquito para sentirme bien.
Hay días, que el entorno, el trabajo, la nebulosa.. se empeñan en hacerme creer que poco tiene sentido.
Hay días que pasan sin ser, sin estar y casi sin sentir.
Vuelvo a mi y me recuerdo que necesito muy poquito: el mate, el té o cualquier líquido caliente con sabor que pueda beber, los hilos o lanas o telas, el ipod con cualquier cosa que pueda entrar en forma de melodía por mis oídos, y mis libretas.
A estos cuatro ingredientes básicos para cocinar el plato de la tranquilidad-felicidad, les puedo agregar unos pocos más, que le dan consistencia: Troylo a los pies, el ruido del mar de fondo, el apartamento nº4, mi piel con salitre..
Y puestos a cocinar un plato exquisito, me falta el aliño: unos ojos que miren, unos oídos que escuchen, unos labios que besen, unas manos que toquen, unos brazos que abracen..
Entonces ya la ensalada de felicidad es perfecta…
Sin embargo, no descubro cuál es la razón, de que se me olvide, de que haya días que no encuentre aliciente, de que haya días que sean anodinos, sin sustancia, y sin sentido.
Puede que el principal problema, sea que no haya ido a hacer la compra, y tenga la nevera vacía, sin ingredientes no hay forma de cocinar nada.

7 opiniones en “Cocinándome”

  1. hablando de los duetos de Miguel Bosé en el recopilado de Papito (que según leí ayer que no va volver a cantarlos despues de estos últimos conciertos) hay un dueto con Alejandro Sanz (los dos compatriotas tuyos eh) entonando la canción: Hay Días… hay días…
    Un abrazo violeta

  2. hayyyyy Colegui que entro aqui para dejarte un comentario y tu amiga marta me tocó mi incondicional 😉

    la ensalada… como aliñamos la ensalada???
    dichosa tu que sabes como aliñarla, que sabes como sabe;-)
    yo casi ni recuerdo su sabor…

  3. A veces pasa que nos metemos en la cocina con toda nuestra ilusión dispuestos a prepararanos un buen regalo para el paladar emocional, pero los ingredientes están rancios y no conseguimos sacarles el partido que deseamos…, o que la parte más importante de ellos nos faltan…en fin, Violetazul, tú que eres una bruja aunque no tengas escoba sabes de sobra cómo aplicar tus poderes mágicos para aliñar esa magnífica ensalada, ¡no te cortes y úsalos! Seguro que te merece la pena. Por cierto si quieres un pelín de aceite de oliva, pásate por mi blog, tú eres una invitada VIP y a tí te lo regalo.

    Besos.

    P.d. Me sobrevaloras, MªJesús, un beso

  4. El alimento del alma no es incompatible con el del cuerpo. Receto ensalada griega con queso feta, tomates rojos, radicho y aceitunas negras, bien regada con aceite de oliva, balsámico y una pizca de albahaca. A que ya sonríes 🙂
    Por cierto, que le echas tu a la astenia?

  5. Mate, música, perrillo, telas, hilos, lanas… por Zeus!!! pero si seguimos la misma dieta!!! no debería yo de pesar como diez kilos menos??? :))
    Un abrazo para que guardes en tu despensa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *