Satisfacción inmediata

No soy muy de ganchillo yo, pero de vez en cuando, me gusta coger el gancho porque me parece una buena manera de descongestionar mis dedos, que están muy acostumbrados al movimiento de las agujas circulares, o de las cinco agujas.

Además, los proyectos de ganchillo son una buena forma de gastar ovillos, mandamiento número uno de cualquier tejedora compulsiva, y por lo general, hay muchos proyectos rápidos y con satisfacción inmediata.

Partiendo de esto, y de las maravillosas fotos de mi amiga LaBosch, y de los miles de clutchs que hizo para sus amigas, decidí ponerme a ganchillear al menos uno.

Seguí el patrón de SantaPazienzia  que está super bien explicado. Me puse manos a la obra con el primero, y con el segundo, y para el tercero ya me creía yo que podía ir haciendo uno a mi bola, y así fue. Decidí hacerlo con punto enano, que creo que es mi punto favorito de ganchillo.

Tuve los tres neceseres hechos meses, a espera de ponerles la cremallera y el forro interior. Para eso necesitaba de un empujón. La mejor forma de empujarte y empoderarte en estos casos es mediante una quedada o akelarre.

En un akelarre de este tipo siempre hay telas, lanas, algo dulce y mucho café. Definitivamente estas reuniones deberían ser prescripción médica. Con las nociones de una, las ideas de otra, y la práctica de otra,  terminé de ponerle las cremalleras y los forros a mis primeros clutchs.

Impulsada por el sentimiento de total poder, busqué más algodones que gastar. En dos tardes hice otros dos para regalar, mejorando la técnica de la cremallera y el acabado, aunque calculo que tengo que hacer tantos como mi amiga LaBosch para que me salgan tan bien como los suyos. Ambos dos, están ya con sus respectivas dueñas.

Qué bueno es regalar, eso también debería ser prescripción médica. Regalar y tomar café o quintos con las amigas. En serio. Hay que hacerlo más. Cada semana.

 

2 opiniones en “Satisfacción inmediata”

  1. …sí, así es, porque, qué felicidad me ha dado siempre regalar, y me la sigue dando, por tanto como he regalado y sigo regalando, de mis pinturas, dibujos, grabados…del tiempo empleado en ellos, porque todo eso me ayuda a sentirme bien, cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *