Lo que se ve por fuera

Las cosas no siempre son lo que se ven por fuera.
Un árbol aparentemente robusto, estaba comido por dentro, solo le quedaba la cascarilla.
Una propuesta aparentemente firme, que solo eran palabras y jornadas maratonianas.
Un diálogo aparentemente sólido, que son solo palabras que se llevó la tormenta.
Y ahora, lo que se ve por fuera, es lo mismo con el pelo corto.
Por dentro…. ay por dentro!

3 opiniones en “Lo que se ve por fuera”

  1. Como siempre, no puedo comentarte en tu última entrada…

    No conocía ese libro, aunque sí al autor, me lo apunto a mí larga lista de lecturas pendientes.

    Un besito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *