La tentación incontrolada

he encontrado un corazón
lo he olído, mirado, tocado..
no he podido controlar el deseo
le he dado un mordisco
rico, rico, está rico…
saboreándolo en mi boca
he decidio parar
me he dejado un trocito
que guardaré para luego
cuando el deseo
vuelva de nuevo
a controlar mis horas

2 opiniones en “La tentación incontrolada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *