La lección más importante

La lección más importante, y aún no la he aprendido.
Cada día tengo maestros de diversa procedencia que de forma desinteresada se prestan a darme esta lección.
Yo sigo obstinada en no aprenderla, y me estoy temiendo que aún me costará un rato más.
No sé por qué se me hace tan difícil. Pero seguiré intentándolo hasta que domine toda la técnica de la cuestión.
Hoy he tenido una oportunidad de oro para aprenderla, el profesor se mostraba paciente y encontró un ejemplo práctico muy bueno para que yo me hiciera con la materia.. pero no, aún no pude.
Aún no aprendí a decir que NO.

5 opiniones en “La lección más importante”

  1. Pues debería, porque se queda una de lo más agusto… cuesta aprender, pero una vez aprendido… benditoseaelseñor… Aplícate con fuerza y repite… NO, NO, NO Y NO… y yastá… que no pasa nada después, reina.
    Besis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.