He dejado de contar los días

 

He dejado de contar los días. No cambia mucho la cosa, y he pensado que por primera vez voy a funcionar sin meta.

Siempre he necesitado del objetivo, contabilizado por tiempos, y creo que esto es lo que voy a sacar en claro de esta situación. A veces, los tiempos no se pueden medir, y también tendré que adaptarme a ello.

Tengo baja tolerancia a la incertidumbre, y ya que no puedo controlar nada, he pensado que este será mi curso acelerado (o no) para hacerme amiga de la incertidumbre. No sé si lo conseguiré, pero de entrada lo voy a intentar.

Estamos viviendo los días como un sábado permanente. Y dentro de esta situación totalmente anómala, hemos creado una pseudonormalidad. Por la mañana cada una atiende a sus trabajos, a medio día cocinamos, después de comer atendemos a las tareas domésticas, descansamos un rato, compartimos otro rato, ejercicio y rutina nocturna.

De lo que más me ha costado hacerle entender a Emma, es la necesidad de vestirse como si fuera a salir, peinarse, y no encender la tele desde que se levanta. Ayer me dijo: me siento en una prisión. Y se me vino un poco el alma al piso. No puedo hacer nada para que se sienta distinto, y en parte, creo que tampoco debo. Esta situación es la que es, y endulzarla y ponerla bonita, tampoco creo que sea lo más indicado. Me estoy centrando en no regodearnos en ella. Saltar a otro tema que nos atraiga y con el que podamos disfrutar algo.

Ella ha elegido pintar, lo de los huevos le gustó. Está pintando todo lo que encuentra. Yo estoy manejando mis niveles de tolerancia a las manchas, y a los desórdenes.

Al mismo tiempo, estoy revolviendo. Sigo revolviendo. Tengo demasiadas cosas. Creo que eso ya lo dije. Pero entre tanto, voy encontrando cosas a medias, que en algún momento (creo que el momento es este) hay que acabar. Entre ellas, poner orden en las fotos. Tengo un montón de fotos impresas que en su día imprimí para hacer álbumes, pero que dejé de lado porque no encontraba las ganas. Pues sigo sin encontrarlas, pero me temo que las circunstancias me van a obligar a ello, porque se me está acabando la lana. Nunca pensé que iba a decir esto. Pero estoy encontrando un stash escaso. Emma ha empezado una lista de cosas que va a hacer en cuanto podamos ir saliendo. Yo lo tengo claro: tengo que esperar a que se activen los mensajeros y haré un gran pedido de lana. Esa es mi prioridad.

Esta semana la saldo con el Vintersol acabado. Este jersey es muy curioso de hacer. Se empieza a la altura del pecho, y en un montaje provisional. De ahí se teje hacia arriba y se hace el canesú. Luego se retoma hacia abajo y se termina el cuerpo. Finalmente se hace las mangas. Ha sido muy entretenido de hacer, aunque la verdad pensar en la talla correcta me ha costado un poco. Finalmente creo que me ha quedado bien.

Voy a hacer un recopilatorio de las cosas que he ido haciendo durante esta cuarentena, igual soy capaz de aligerar mis cajones.

 

Un comentario en “He dejado de contar los días”

  1. A stash pequeño, proyectos peueños. Además de necesitar poca lana son de satisfacción inmediata. Aunque eso será después de que acabe las mangas del birkin, que avanza tan poco que no sé yo si me durará toda la cuarentena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.