Haciendo camino

De vez en cuando, tengo que pararme, y buscar el pesito que tengo anclado al tobillo derecho y que me hace estar equilibrada en tiempo y espacio.
De vez en cuando, necesito mirarme al espejo, y perderme en el rostro que me devuelve, y que llegado ese momento casi no reconozco.
De vez en cuando, me viene bien mirarme de frente, y hacer inventario de virtudes y defectos.
Reconocerme capaz, constante, tenaz, tozuda, independiente, íntegra, sensible, sensata.
Reconocer mis necesidades y también mis capacidades.
Soy sensible, pero no frágil. Soy práctica pero no simple. Soy independiente pero no autónoma.
Y ahora que me empiezo a reconocer, ahora puedo seguir andando.

10 opiniones en “Haciendo camino”

  1. Esa cara tan bonita no puede encerrar más que cosas buenas. Si la cara es el espejo del alma, la tuya es armónica, melancólica (lo veo en tus ojos) y bondadosa.

    Me encanta el nuevo diseño del blog.

    Muchos besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *