Hace tanto tiempo ya

El principal sentimiento que me llenaba esa noche era imposible de definir. Era una mezcla a partes iguales entre rabia y culpa. La culpa por no haberme portado como debía, y la rabia por ser consciente de mi mal comportamiento.
El recuerdo que me evoca siempre aquella tarde, es el sonido de unas uñas rascando unas cuerdas de guitarra, y de pronto la sensación de que todo a mi alrededor se empezaba a parar como a cámara lenta. No había ruido, no había nadie.. Solamente aquellos acordes, que viajaban certeros a mis oídos.
No sabía quién interpretaba, no sabía qué canción era aquella… En ese momento solo me eran conocidos mis sentimientos internos, los que siempre me habían acompañado.
El eco de aquella voz en la sala, aún retumba en mi cabeza. Si consigo estar en completo silencio, en cualquier lado, a cualquier hora, soy capaz de escucharlo. Con tal profundidad se guardó en mi registro.
La música logró desvanecer la rabia que traía, la voz logró borrar la culpa.. Fue como encontrar la paz.
De aquella noche, tan importante, donde todo comenzó, recuerdo el frío, y el sabor a un café… Un café que me he empeñado en encontrar, pero que no he tenido éxito en la búsqueda.
¿ya nunca podré tener de nuevo ese sabor en mi lengua, en mi boca, en mi alma?.

4 opiniones en “Hace tanto tiempo ya”

  1. la buena música nos ayuda a olvidar los malos ratos y si se acompaña con un delicioso cafe colombiano tanto mejor…consígueme clientes en canarias que deseo hacer un viaje por aquellos rumbos: Islas Canarias, Palma de Mallorca, Madrid, Barcelona, etc….besos corazoncito

  2. por cierto, trabajo de consultor en el área de negocios (sin importar el tamaño); aperturas, licencias, permisos, proyectos, usos de suelo, contratos de agua y todo lo relacionado…ya sabes, te pagaré muy buenas comisiones; empezando por un fino perfume y unas lindas flores….más besos corazón

  3. Y dónde crees que tienes intalados esos sabores, esas sensaciones, ese ambiente de comfort?

    No lo olvides nunca, y de esa manera, todo lo demás es seguir el mapa de tus ganas. Lo hallarás, seguro que si.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.