Esa suave voz

Un día hace ya unos años, escuché una voz por primera vez, que me indicó por qué camino debía seguir.
Esta voz me acompañaba siempre en las crisis, en los malos momentos, y también en los buenos. Hacía un breve resumen de lo que acontecía, y me aconsejaba sutilmente por donde debía seguir.
Me ha dado la paciencia suficiente para llegar donde ahora estoy, y también me ha proporcionado la calma necesaria para poder superar los ratos menos fáciles.
Hace días que me encuentro en uno de esos momentos, en los que se me hace ya indispensable, y llevo tiempo haciendo esfuerzos por volver a escucharla, por descubrir qué debo hacer, si volver a coger la silla donde siempre espero o seguir..
La voz ya no me habla, no emite ningún sonido. Esta muda. Ya no la oigo.
Por eso he guardado la silla donde he esperado, me he calzado los botines de andar, y me he echado al camino.
Ya la voz no me acompaña, y hoy siento que las canciones tampoco.

4 opiniones en “Esa suave voz”

  1. no te preocupes, la voz volverá a hablarte cuando lo crea conveniente…igual considera que la forma de salir de este bache la debes elegir tú solita….la vida te empuja siempre hacia delante, haces bien en andar, para sentarte a esperar nunca es tarde…
    si te sirve de consuelo,tienes nuestras voces que te gritan: ¡Animo!

  2. Violeta, colegui durante este tiempo compartido me has enseñado que todo tu eres música, no necesitas que nadie te cante, cantas muy bien, y además pones la música!
    Los primeros dias te van a hacer daño los botines, recuerda que tus amigos tenemos tiritas 😉
    te quiero mucho

  3. Quizás es que ha llegado la hora de que empieces a andar sola, pero seguro que en los momentos más difíciles, si escuchas en tu corazón , esa voz seguirá ahí.

    besis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.