Es que no lo puedo evitar

Heme aquí, de nuevo.
Después de unos cuantos meses de extravío.. y porque este final de mes me parece un buen momento para retomar proyectos, ver en qué estado están, y revolverme un poco entre ellos y con ellos.. Han caído en mis manos, nuevamente, los viejos Pomatomus.
Patrón líoso, y liante, pero de resultado espectacular.. Si se consigue hacer la primera repetición del chart, y no dejas pasar dos meses entre repetición y repetición, puede ser hasta agradable de tejer.
Cuando me lo probé la primera vez, y ver el efecto que hacía el patrón, se me ocurrió tejerlos en medida larga, en lugar de calcetines.
Y, aquí estoy otra vez, metida en medio del tejido hasta las rodillas, y mirando de reojo lo que queda del ovillo, a ver si da para la media derecha.
Símiles podría hacer muchos.
Seguro que un estudio de la personalidad también, igual descubro que soy una temeraria en cubierta, demasiado miedosa para hacerlo en la vida real, desarrollando mi vicio oculto solo con la lana,… podría ser.
Aunque lo más probable, es que simplemente, sea una inconsciente..
Y, símiles podría hacer muchos.

6 opiniones en “Es que no lo puedo evitar”

  1. te estan quedando preciosos, en serio!
    hablando de temeridades, yo cometí una y lo he pagado caro: he tenido que deshacer unos 10 cm del jersei que habia empezado y montar menos puntos de nuevo…. grrr…
    con lo que odio el deshacer!

    petons

  2. Me encantan esos poma…(nunca soy capaz de recordar el nombre correcto) hasta las rodillas! Quizás el patrón se haga incluso más atractivo al jugar con distintos tamaños de las «ondas». Ya nos los enseñarás acabados!

  3. tienes una paciencia que no veas y ademas se ve que eres muy rápida con las agujas,de un día para otro nos sorprendes con cosas nuevas,ojalá yo fuera tan rápida…te admiro.besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *