Donde quiera que estés

De niño bailaba canciones del moro

el baile venía de adentro y así se inventaban los modos

de niño soñaba olores profundos

las mezclas de espuma, colonia y sudor de unos pechos desnudos

creció con su sueño y un día le dijo:

acabo de verte y ya sé que nací pa’ casarme contigo

Matilde mi vida, Matilde mi estrella

le dijo que si nos casamos Antoine y bailó para ella

abrázame fuerte que no pueda respirar

tengo miedo de que un día

ya no quiera bailar conmigo nunca más

cariño y ternura, colonias y besos

te tengo, me tienes, quisiera morirme

agarrado a tus pechos

el amor es tan grande, tan sincero y sentido

que un día de lluvia Matilde acabó por tirarse en el río

abrázame…

mejor buenos recuerdos que un pasado perdido

por eso Matilde un buen día acabó por tirarse en el río

lo que fue tan hermoso que no caiga al olvido

te estaré recordando por siempre Matilde que tú no te has ido

abrázame…

El marido de la peluquera/Pedro Guerra
Desde que te fuiste, todo se aclaró. Nos unimos y un amor fuerte nos enlaza, nos junta cada día. A pesar de los celos, a pesar de la distancia, a pesar de que no sabemos que es lo que realmente queremos para nuestra vida.
Desde que tu no estás parece que las cosas tienen cuerpo, lógica, razón… aunque no tengan nombre.
No puedo verte, porque te has ido, sin embargo te siento, y he podido conocerte mejor desde que no estás.
Te debo la felicidad que hoy me inunda, y donde quiera que estés te hago llegar esta canción, que sé a ciencia cierta que era tu canción preferida…
Qué cosas!! quién te iba a decir que serías tu la protagonista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.