Made from scratch

Si hay algo que me puede apasionar, es empezar cualquier cosa desde el principio, desde el inicio primerísimo.

Por eso, el día que descubrí a Liziqi, me fui a volver loca. No recuerdo el primer video que vi de ella, pero sí que te puedo decir cuál he visto más. Es este.

Liziqi es mi auténtica ídola, cuando vi cómo cultivaba el algodón, desde la semilla, me fui a chiflar. Sobre la marcha se me pusieron a trabajar las neuronas, y empecé como mi intensidad. Yo quiero cultivar algodones. Quiero hacer el relleno de mis quilts. Me fui corriendo a investigar. Y todo buenas noticias, este clima y esta tierra puede ser muy aptas para el cultivo. Lo del agua, ya veré cómo solventarlo, porque he leído que requiere de bastante agua, y aquí, agua, mucha no hay. Pero todo será crear la necesidad para que se me agudice el ingenio.

Allá por el 2015 mi tío, que tiene un algodón plantado desde hace años, me dio unas cuantas ramas, y en otra ocasión, seguramente que el mismo año, me fui al árbol, y coseché todo el algodón que pude. Guardado lo tengo por aquí, en alguna bolsa del armario Narnia que tengo. Así que de ahí puedo sacar hasta las semillas. De hecho, en ese momento planté con Emma unas pocas, y ríete, germinaron todas. Hasta que se me hicieron unos árboles que ya no me cabían en la maceta, y tuve que sacrificarlos. Minuto de silencio. Igual desde ese momento el Universo me estaba mandando la idea.

En serio te lo digo, me he propuesto en ser la próxima magnate del algodón. Por lo menos esta semana. Igual me dura todo el mes, con el rollo del confinamiento. Probablemente use estas tardes para ir sacando las semillas que tengo. Primero, tendré que encontrar la bolsa.

Volviendo a Liziqi y el confinamiento. Me ha inspirado infinito, y uniéndolo a la psicosis que me da cada vez que pienso que tengo que ir al super, estoy poniendo mi ingenio a prueba. Tengo a Fefi aka MasaMadre, a tope de power, horneando pan cada semana. Se acabaron lo de comprar yogures, o natillas. Cada semana las hacemos nosotras. El bizcocho de la merienda. Y esta semana, he practicado la masa quebrada para quiches o pies. Qué maravilla hacerlo todo en casa. Saber qué lleva, trabajarlo con mimo, y pensar que ese mimo es justo lo que te va a alimentar, es mucho más que saciar la necesidad de alimentarse. Es magia.

Probablemente después de esta etapa que vivimos, y que aún no sabemos, por lo menos yo no sé, cómo será el mundo y mi vida, después de este período… porque lo que tengo claro, es que la normalidad que teníamos antes, ya no está más; ha hecho que yo me vuelva más a los orígenes, comprando más materia prima y elaborándolo yo casi todo. Así satisfago un poco esa necesidad de “made from scratch” que tanto me fascina.

Yo tengo claro, en lo que viene en adelante, tendré que buscar una nueva normalidad, que igual la mía, pasa por hacerme agricultora.

 

2 opiniones en “Made from scratch”

  1. Jajajaja me siento muy identificada, aunque yo soy más urbanita. Descubrí hace 2 años que soy de ciudad, me llevé un disgusto tremendo porque yo siempre quise vivir en el campo. Voy a ver a esa Liziqui, gracias por el descubrimiento.

  2. Yo me conformaria con tener tu buena mano sólo para la última parte del proceso. La masa y el queso ya lo harán otros, pero por favor pásame receta de las dos primeras fotos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.